domingo, 8 de julio de 2012

Cultura tolteca ( IX )



Pintura y cerámica y otras artes menores

En la pintura tolteca no existen ejemplos significativos que nos puedan servir de guía, como ocurre con otras culturas en las que los murales adquieren un protagonismo claro, para hacernos una idea de la importancia de este arte. No obstante, la falta de grandes murales no excluye lo pictórico de las expresiones artísticas toltecas, se sabe que muy probablemente utilizaron la técnica del fresco, por los restos encontrados, que por otra parte no son lo suficiente significativos como para realizar estudios que nos revelen y permitan conocer más detalles sobre las técnicas e iconografía tolteca.

Son dos los soportes más generalizados y utilizados para el desarrollo de la pintura, al menos es en ellos donde se han encontrado más restos arqueológicos, en los bajorrelieves utilizados en la arquitectura y en su cerámica policromada.

En el arte cerámico destacan varios estilos, entre ellos el conocido como Coyotlatelco, el más antiguo y que antecede a la fundación de Tula. Se caracteriza por el color rojo y café de sus vasijas. El estilo Mazapa surge más tarde y le debe el nombre a que fue en este lugar donde se localizaron los primeros hallazgos, muy cerca de Teotihuacan. Esta cerámica parece estar muy vinculada con la de Michoacán y, por su dispersión por gran parte de Mesoamérica, se asocia a la expansión política de los toltecas. Entre sus formas destacan escudillas con su interior decorado con líneas rectas y onduladas pintadas en rojo intenso.

A la par del estilo de Mazapa existe la cerámica plomiza llamada Plumbate, que junto con la anaranjada se encuentra más hacia el sur, en el estado de Veracruz, y llega hasta Chichén Itzá. La Plumbate es una de las pocas alfarerías del Nuevo Mundo con superficies aparentemente vidriadas, debido a los pigmentos naturales que componen sus pinturas y a su cocción, realizada a altas temperaturas.


En lo referente a otras artes menores destacan el hallazgo de dos placas de jade de tamaño regular que contiene esculpida en bajorrelieve la representación de un sacerdote al estilo típico tolteca. También en concha se descubrió otra placa esculpida incompleta, con una cabeza de un personaje de perfil. Así mismo sobresalen en este apartado varios collares de cuentas esféricas de jade y piedra verde, junto a numerosas plaquitas de concha y turquesa que destapan la posibilidad de que también fabricaban objetos recubiertos con mosaico.

Pero si existe un detalle que realmente llame la atención y que resulta inexplicable es la ausencia de objetos de metal durante el periodo en el que se desarrolló esta cultura. El periodo tolteca coincidió con la época del empleo del oro, de la plata y del cobre, en otras regiones como la Mixteca y Michoacán. Todos los objetos de metal que hasta el momento han encontrado los arqueólogos corresponden al periodo mexica, lo que explica dos motivos, que no tuvieron suerte hasta el momento en su localización o que realmente el uso del metal fuese más tardío de lo que se estima.

Decadencia y colapso de Tula

Todo indica a una serie de factores como los causantes principales que ocasionaron la caída de la capital Tula y con ella el Estado tolteca, a finales del siglo XII d. C. Entre los factores internos se arropa la posibilidad de que las limitaciones tecnológicas no permitieran cubrir las necesidades alimenticias que la población demandaba, que conjugaron con otros de naturaleza externa como el surgimiento de nuevos centros de poder en áreas vecinas que comenzaron a rivalizar con Tula o los movimientos migratorios de grupos ajenos al área. Todo ello parece que dio origen al cóctel de la decadencia del que bebió la cultura tolteca y que provocó su colapso.

Sin embargo, no existen pruebas concretas de una repentina disminución de población o el abandono de Tula por parte de sus ciudadanos. Realmente se duda de que el final de Tula tuviese un parecido con lo ocurrido con Teotihuacan, aunque decayera su dominio y se esfumara su grandeza.  Lo que sí se tiene por certeza es que para el siglo XIV la región estaba bajo el control de los tapanecas de Azcapotzalco y que para entonces ya había perdido su importancia como centro de poder; a la caída de Azcapotzalco quedó sometida a los dominios de los mexicas.


Creative Commons License
This work is licensed under a
Creative Commons Attribution-NoDerivs 2.5 Licen

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada