miércoles, 2 de noviembre de 2011

Cultura maya ( IV )


La civilización maya, que para muchos había sido el paradigma a seguir, resultó no ser tan justa y equilibrada en cuanto a la diferencia de clases, según nos van revelando cada día más los descubrimientos arqueológicos. No está claro del todo pero los indicios hacen suponer que sus formas de gobierno se basaban en una jerarquía teocrática, en la que los sacerdotes disfrutaban del poder político y social. La maya era una sociedad altamente estratificada en la que los nobles, sacerdotes y guerreros se repartían el poder, mientras que los artesanos, comerciantes y agricultores quedaban relegados a un segundo plano sin mucho que opinar en cuanto a los destinos de la sociedad. Al margen de todos quedaban los esclavos, en su mayoría prisioneros de guerra. Los agricultores eran el grupo más pobre, sin embargo, los artesanos que trabajaban los metales, las piedras semipreciosas, las plumas y la madera estaban un escalón por encima. El lujo correspondía a la clase noble o almehen, que exhibían todo su poderío en las ceremonias y las guerras, en ellas se ataviaban con sus mejores galas, con abundantes piedras verdes en pulseras, collares, anillos y pectorales.

Además del poder, los almehen poseían las mejores tierras, y se desempeñaban como altos mandos militares y sacerdotes o comerciantes. De entre los almehen era elegido el que llamaban halac uinic ("hombre verdadero"), que recibía el deber de dirigir los destinos del territorio. El nombramiento no sólo llevaba responsabilidad, los halac uinic vivían en la capital y disfrutaban de los mejores productos de la tierra, así como de los tributos de los pueblos sometidos. Los asentamientos o poblaciones menores eran regidas por otro tipo de gobernantes nombrados por el halac uinic y se encargaban de las funciones administrativas; ejercían de jefes guerreros y compartían mando con un nacom.

En las aldeas mayas existían distintos tipos de viviendas. En las unifamiliares habitaban los padres y los hijos, además de algún miembro adoptado, joven o viejo, de la familia o fuera de ella. En las viviendas multifamiliares eran todos miembros pertenecientes a la misma familia, con lazos sanguíneos comunes y de elevada posición social. La nobleza y los sacerdotes vivían en el centro de las ciudades, en las pirámides y centros ceremoniales.

También la calidad de los materiales con los que estaban construidas las viviendas estaba en relación con el nivel social de sus moradores, que variaban entre los muros y techos de madera y palma o materiales más resistentes como la piedra y el estuco. Las viviendas de los agricultores eran las más pobres, chozas o palapas que se expandían alrededor de las ciudades. En las casas comunes los materiales eran renovables como la palma chit, la madera, los bajareques, el estuco para las paredes y el guano para los techos. No eran viviendas ventiladas, carecían de ventanas porque, además de para dormir, sus habitaciones estaban pensadas para guardar las pertenencias mientras se ausentaban o iban al trabajo.

Las estructuras de los espacios habitacionales se dividían por tres separaciones: dormitorios, cocina y bodega. A estos espacios se le podían añadir otras estructuras como taller y baños saunas. Los mayas dormían generalmente en dos tipos de lechos distintos: en unas plataformas bajas adosadas a los muros sobre las que colocaban colchones rellenos de algodón y sobre tapetes en el suelo.

El tipo de vestimenta más común estaba pensado para la dedicación a la agricultura, la mayoría de los mayas eran agricultores, aunque era el nivel social el que marcaba el atuendo, o viceversa. El tipo de vestimenta mostraba claramente la diferencia existente entre grupos sociales, mientras que la mayoría de la gente vestía con prendas sencillas, los pertenecientes a la nobleza rozaban lo absurdo por lo prepotente de sus atavíos. La mayoría de los hombres mayas vestían con una especie de calzón llamado patí y las mujeres con el huipil y su manto. Los atavíos de los nobles se distinguían por ricos y complicados bordados con plumas y gemas, pectorales y cinturones con incrustaciones de nácar y piedras. Entre su repertorio también se estilaban faldas, chaquetas de piel de jaguar o algodón, capas largas y cortas, y un sin fin de adornos en forma de brazaletes, anillos y collares de jade, cuarzo y oro, con diseños geométricos. Los nobles y sacerdotes también usaban sandalias de cuero y llamativos tocados de plumas, sombreros, penachos, turbantes, diademas y gorros cónicos; orejeras, narigueras y un besote incrustado bajo el labio inferior, en la barbilla.

Todo este derroche de lujo y suntuosidad podemos comprobarlo en las pinturas de Bonampak, y no sólo en las ceremonias, de igual manera acudían a la guerra vestidos con toda la parafernalia, a lo que añadían sus armas y escudos también bellamente adornados.

No se puede decir que la mujer quedara excluida totalmente de los cargos importantes de las sociedades mayas, aunque sí es verdad que su participación estaba limitada. Por una parte conocemos la existencia de mujeres que fueron gobernantes, pero por otro, en las cuestiones religiosas, quedaban al margen de las ceremonias religiosas donde se efectuaban sacrificios humanos. Sin embargo, sí participaban en los autosacrificios, al menos hasta el final del Clásico. En cuanto a la economía sí se puede decir que su papel era ciertamente relevante. La mujer maya tenía un importante protagonismo en la economía familiar, además de criar animales para el consumo propio y de elaborar las comidas y bebidas para las fiestas religiosas, fabricaban cerámica y tejían el algodón para confeccionar las vestimentas. Tampoco parece que fueran dueñas de sus destinos en lo referente al amor, o en el matrimonio (kamnicté), pues estos se constituían mediante arreglo de los padres y, por encima de los sentimientos de los desposados, era el interés económico o la alianza lo que primaba. El marido, por su parte, pasaba a vivir en casa del suegro y a acatar sus órdenes por un periodo variable que podía llegar hasta el lustro.




1 comentario:

  1. felicitaciones exelente resumen sobre la civilización maya me parece que es de una gran ayuda para la especialización sociales....!

    ResponderEliminar