sábado, 13 de agosto de 2011

Cultura totonaca ( III )


Cosmología y religión

Según Elio Masferrer Kan: "Los totonacos asumen el origen del mundo en el mundo del Quinto Sol, donde se relata que se juntaron 400 dioses y encendieron una hoguera; de los dos hermanos convocados uno se animó a arrojarse al fuego y de él nació Chichiní (Sol); el otro hermano que había titubeado se arrojó entonces a la hoguera, pero ésta ya se había apagado y sólo quedaban cenizas; también fue enviado al cielo, sería P'apa (Luna). Ambos hermanos siempre pelean, los dos son hombres; P'apa o Manoel visita a las mujeres cada 28 días. El eclipse de sol o de luna es parte de esa lucha cosmológica, y se transforma también en un indicador étnico".

La religiosidad de los totonacas era politeísta, animista en un principio, compartía muchos puntos en común con las creencias religiosas de otros pueblos mesoamericanos. Adoraban a las fuerzas de la naturaleza, como Tláloc (lluvia), Chihuacoatl (viento), Xipe-Tótec (fertilidad), Xochipilli (flores), Mictlantecuhtli (señor de los muertos), Yacatecuhtli (señor de los mercaderes), y otros como Quetzalcóatl, Xochiquetzal, Xilonen, Huehuetéotl, muchos de ellos introducidos en la época de conquistas y sometimiento mexicas. Los rituales que ofrecían a sus dioses incluían danzas, música, pantomimas y juegos como el de la pelota. La Danza del Volador es uno de sus rituales más conocidos, actualmente se practica en muchas partes de México y Guatemala. Sobre esta danza, de la que quedaron muy impresionados los conquistadores españoles por la destreza que implica su realización, existen varias teorías y todas con carácter religioso. Algunos opinan que está relacionada con el sol y el águila, animal considerado sagrado para los totonacas; otros, por el contrario, sostienen que está relacionada con la fertilidad y con los puntos cardinales, pues son cinco los participantes que representan a Norte, Sur, Este, Oeste y Centro.

Lengua

La lengua que hablaban los totonacas actualmente la conocemos por idioma totonaco y, lejos de lo que pudieran pensar de que se extinguió, queda la satisfacción de que aún hoy existen alrededor de 200 mil personas que lo hablan, posiblemente la mayoría sean descendientes directos de los nativos que se aliaron con Cortés. El idioma totonaco es una macro-lengua perteneciente a la familia totonaco-tepehua. El habla de los totonacos está compuesta por cuatro dialectos: Totonaco de Misantla, que se habla en Yecuatla, Atexquilapan (Naolinco) y Misantla; Totonaco de Papantla, hablado en Papantla, El Tajín, El Carbón y El Escolín; Totonaco de la Sierra en Zapotitlán y Coatepec y el Totonaco Septentrional en Apapantilla y Patla-Chicontla.

Sus aproximadamente 200 mil hablantes convierten a esta lengua en una de las más amplias de cuantas se hablan en México. Las primeras investigaciones sobre el idioma totonaco lo ubicaban como parte de las lenguas mayenses y las lenguas mixe-zoque, en el contexto de la hipótesis macro-maya. La teoría fue presentada por Norman McQuown (1.942) y examinada por L. Campbell y T. Kaufmann, que consideraron que no estaban de acuerdo con la tesis de McQuown. Posteriormente, Campbell realizó unas nuevas investigaciones y aceptó un posible parentesco muy lejano. De las cuatro variantes que componen el idioma totonaco, la misanteca es la que más expuesta está a su desaparición.

Arte

El arte de los totonacas es inconfundible, crearon un estilo arquitectónico propio que se distinguió de otras culturas mesoamericanas. Sin embargo, no se puede pasar por alto la clara influencia de la arquitectura teotihuacana, especialmente durante el periodo Clásico. Un ejemplo de esta influencia se puede comprobar en El Tajín, en el que se adopta el uso del talud y del tablero, característico de Teotihuacan.

El arte totonaca tuvo otros campos de desarrollo donde consiguieron una expresión significativa de relevante valor. El barro fue uno de sus materiales de expresión preferidos y mostraron por él una especial predilección, como muestran las delicadas figuras de cerámica que reflejan las más diversas expresiones. En su legado nos dejaron el rasgo de la alegría en la escultura, que nos brinda su misterioso encanto con la sonrisa, con los labios entreabiertos y mostrando los dientes. También nos dejaron "yugos" espléndidos, ornamentados con serpientes, pavos, coyotes, monos, cocodrilos y escolopendras. Así mismo la pintura totonaca también fue significativa, tiene su máximo exponente en los murales de la Gran Pirámide de Las Higueras.


6 comentarios:

  1. Como mexicano siempre me gusta leer lo que un español tiene que decir sobre los pueblos originales de esta patria, viniendo de ti querido amigo me emociona por tu respeto y sensibilidad- Saludos

    ResponderEliminar
  2. Gracias!! Es lo mínimo que puedo hacer Alejandro, tratar con el respeto y reconocimiento que todas las culturas se merecen. Saludos amigo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. es interesante, falto incluir un municipio importante que es huehuetla, la mayor parte de su poblacion y sus alrededores hablamos totonaco y no considero alianza con los españoles nuestra existencia, yo creo mas bien, nuestra escapatoria de los españoles a las sierras donde ellos no podrian acceder facilmente. le invito a visitar mi pueblo querido

      Eliminar
  3. Lo que mas me impreciona es como ellos que no tenian o disponian de la tecnologia de ahora lograron edificar una cieudad en cualquier cultura y ezo nos demuestra que no necesitamos de intrumentos de alta tecnologia si no de pasion y orgullo de hacer las cosas tengo 16 y es un orgullo se mexicano

    ResponderEliminar
  4. pues no me sirvio de nd

    ResponderEliminar