domingo, 12 de junio de 2011

Cultura olmeca ( V )


Arte

Las principales formas artísticas olmecas fueron creadas en piedra y a pesar de los siglos y los vaivenes de la historia aún sobreviven, son las monumentales obras líticas y otras de menor tamaño realizadas en piedras preciosas, así como las representaciones en cerámica. En cuanto a la pintura es muy poco lo que se conoce hasta ahora y referente a su arquitectura no fue de lo más representativo, su desarrollo fue menor debido a la falta de piedra en la zona. El arte olmeca es altamente estilizado y su iconografía representa una influencia meramente religiosa, aunque hay que destacar que muchas de las obras de arte recuperadas nos sorprenden por el concepto naturalista y la relativa precisión de la anatomía humana que exhiben. Muchos críticos le otorgan una calidad sólo apenas igualada en Mesoamérica por la cultura maya.

"El concepto de "lo olmeca" surgió con el descubrimiento y la comparación de las esculturas monumentales y de pequeño tamaño en las que se notó la presencia de rasgos semejantes, en algunos casos idénticos y que no correspondían a las culturas del México antiguo entonces conocidas. Este estilo artístico, sorprendente y novedoso, fue el indicador de la existencia de las primeras y firmes huellas de la civilización en Mesoamérica" (Beatriz de la Fuente, El orden y la naturaleza del arte olmeca).

Las características y rasgos convencionales del arte olmeca es fácil de reconocer por su originalidad. Sus representaciones artísticas no se limitan a los temas relacionados con el género humano, así mismo los artesanos ceramistas creaban otras formas que representaban a los animales que compartían su entorno, algunos ejemplos son las vasijas de cerámica en forma de pez o ave.

Cerámica

Las características originales del arte olmeca también se hacen visibles en el estilo peculiar de cerámica que desarrollaron. El barro fue el material más utilizado por los artesanos para la elaboración de sus piezas de formas sencillas, como escudillas, marmitas, cuencos cilíndricos suavemente ensanchados y vasos, usualmente sin pie. La generalmente monocromía de sus objetos pasan por el marrón, pardo, blanco, negro y anaranjado.

Las vasijas son las piezas más abundantes de cuanto se ha recuperado, blanco-rosáceo, blanco-pulido, café-negrusco, rojo pintado y otros colores son los que reflejan sus platos y vasos, ollas y otro tipo de recipientes. La variedad de sus decoraciones pasaban por el estampado de mecedora, el punzonado, el excavado y la escisión, cuadriculado por incisión, el asa en forma de estribo, decoración de uña. Generalmente llevaban una decoración incisa y sus motivos podían estar colocados en paneles.

Pero no todas sus formas ceramistas eran vasijas, También fabricaban en barro figurillas en posición sedente, sentados, conocidas como baby face o cara de niño. Los rasgos de estas figurillas son infantiles o felinos, con ojos oblicuos y boca trapezoidal con el labio superior levantado, cuerpo bajo y obeso.

Pintura

La pintura no es de las manifestaciones artísticas más representativas de los olmecas, existen pocos ejemplos donde poder recrearnos, de hecho no se han encontrado restos pictóricos dentro de la zona nuclear. Lo catalogado como pintura olmeca se halló en otras áreas de fuerte influencia, varias pinturas murales de cierta importancia. En las paredes de dos cavernas de Juxtlahuaca, en el estado de Guerrero, pueden contemplarse pinturas policromadas fuertemente influenciadas por esta cultura madre mesoamericana. Estos murales muestran a un hombre sobre una figura sentada con la actitud del jaguar, y otros seres mitológicos como serpientes emplumadas y cabezas de jaguar, y la representación de un edificio. Sus colores son: rojo, negro y ocre.

Así mismo, en otra zona del estado de Guerrero, también en cuevas, en Oxtotitlan, se descubrieron dos pinturas murales relacionadas con esta cultura. Una de ellas muestra la imagen de un hombre sentado frente a un estrado en forma de cabeza de jaguar; en la otra se pueden ver una cara de niño y serpientes emplumadas. En ambos casos se deduce una relación directa o muy similar al estilo y formas de La Venta. Sus pigmentos son naturales sobre una base oleaginosa.















Fuente de información: Los Pueblos Mesoamericanos, Rosa Mayra Ávila Aldapa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada