martes, 7 de junio de 2011

Cultura olmeca ( II )


Periodos históricos

El desarrollo histórico de los olmecas se divide en tres periodos, entre las culturas de sus tres centros ceremoniales más importantes, la cultura de San Lorenzo Tenochtitlán, la de La Venta y la de Tres Zapotes. Además de estos tres lugares, la cultura olmeca también se manifestó en otros sitios como Laguna de los Cerros. Los historiadores sitúan los indicios más antiguos de esta cultura madre mesoamericana alrededor del 1.200 a. C., y los más recientes se estiman cercanos al año 500 a. C.

San Lorenzo Tenochotitlán

El de San Lorenzo es el más antiguo de los tres mencionados anteriormente, situado en la cuenca del río Coatzacoalcos, en el estado de Veracruz. Es en este centro ceremonial donde los especialistas sitúan el nacimiento de la cultura olmeca, el punto de referencia del florecimiento cultural. La datación arqueológica coloca cronológicamente la creación de este lugar alrededor del año 1.150 a. C. y su decadencia allá por el 900 a. C. Al inicio de esta época es en la que se datan la mayor parte de las esculturas y elementos arquitectónicos que caracterizan a la cultura olmeca, muchos de los cuales aún se conservan en este lugar. Sin embargo, en el año en que se fija su decadencia, el 900 a. C., el centro ceremonial fue saqueado y muchas de sus esculturas sufrieron un intento de destrucción, otras en cambio fueron trasladadas a La Venta. El fin de San Lorenzo se podría explicar o entender como el resultado de una rebelión interna o quizás de una invasión exterior

La Venta

El centro ceremonial La Venta es el sitio olmeca más importante, a la vez que el más grande en esta cultura. Su localización se sitúa en el municipio de Huimanguillo, en el estado de Tabasco, ubicado en un islote rodeado por ríos y zonas pantanosas y trazado sobre un eje Norte-Sur. El movimiento migratorio que se creó hacia La Venta tras el saqueo de San Lorenzo fue tan importante a nivel ambiental que incluso pudo cambiar el curso de algunos ríos importantes. Este centro ceremonial cogió el testigo cultural de la civilización olmeca hasta el año 400 a. C., en el que se marca su fin. Entre los restos arqueológicos de La Venta se han encontrado un gran número de tumbas con ricos ajuares, con cerámicas y figurillas de piedra, también se hallaron tronos y cabezas colosales de piedra, además de la Gran pirámide y otros monumentos ceremoniales. Se cree que en su época de mayor esplendor La Venta pudo llegar a albergar a una población cercana a los 18.000 habitantes.

Tres Zapotes


El centro ceremonial Tres Zapotes es el más conocido, quizás porque fue el último en desarrollarse y el más cercano en el tiempo, sobreviviendo hasta una época más cercana, aunque la cultura que se generó en este sitio fue la de una civilización decadente, sin el brillo y esplendor que tuvo en los otros centros anteriores. Su situación se ubica en el extremo oeste de la zona olmeca, en el municipio de Santiago Tuxtla, entre la sierra de los Tuxtlas y la cuenca baja del río Papaloapan, en el estado de Veracruz. La ocupación de esta tercera capital principal de la civilización olmeca se desarrolló al mismo tiempo que en La Venta, aunque la olmeca es sólo una parte de la ocupación del lugar. Tras este periodo continuó la historia a través de la cultura Epi-olmeca (Post-olmeca) y de la cultura Clásica de Veracruz. Sus edificaciones de tierra y adobe en forma de montículos con templos en la parte superior los sitúan como percusores de las pirámides mesoamericanas, al igual que sus construcciones en torno a patios centrales, característicos de las civilizaciones posteriores de la súper-área. Las pruebas existentes en algunas de las cabezas olmecas como signos de intento de destrucción, son evidencias claras que también en esta época se dieron bruscos cambios políticos.

Descubrimiento e investigaciones

La primera prueba en descubrirse sobre la cultura olmeca ocurrió a mediados del siglo XIX, fue el viajero mexicano José María Melgar y Serrano quien en el año 1.862 encontró fortuitamente el primer monumento de esta civilización, una cabeza colosal, en Hueyapan de Mimendi, Santiago Tuxtla, Veracruz. Luego tuvieron que pasar otros 58 años, en 1.920, hasta que el profesor Frans Blom de la universidad de Tulane descubriera el sitio arqueológico de La Venta y presentara el segundo indicio de la existencia de esta cultura, aunque en un principio las ruinas se las asignó a los mayas. Casi dos décadas más tarde fue el arqueólogo norteamericano Matthew Stirling del instituto Smithsoniano de Washington quien comienza a detallar las excavaciones de algunos sitios relacionados con la cultura olmeca en la costa del Golfo, como La Venta, Tres Zapotes y San Lorenzo. En la década de los cuarenta se afirma lo que Miguel Covarrubias y Alfonso Cano dieron a llamar la "cultura madre" de Mesoamérica y a partir de 1950 fue la prueba de el Carbono 14 la que se encargó de confirmar su antigüedad.

La cultura olmeca es originaria de la costa del Golfo, es la estimación de la mayoría de especialistas, entre ellos Michael D. Coe y Richard Diehl, sin embargo, para otros como Christine Niederberger o Caterina Magni, pertenecientes a la escuela francesa, esta cultura es el resultado de un conjunto multiétnico y plurilingüístico que se extendió durante 1.200 hasta 500 a. C. por la mayor parte de Mesoamérica. Aunque la presencia y desarrollo olmeca se certifica en México, principalmente entre los ríos Papaloapan y Grijalva, y lugares como Chalcatzingo en el estado de Morelos o Teopantecuanitlán en el estado de Guerrero, para dar fuerza a la teoría de la escuela francesa también existen y se encuentran vestigios olmecas más allá de las fronteras mexicanas, como en Guatemala (Takalik Abaj), Belice, El Salvador, Honduras, Nicaragua y Costa Rica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario