viernes, 27 de mayo de 2011

Cultura olmeca ( I )


La cultura olmeca fue una de las más importantes que se desarrollaron no sólo en Mesoamérica sino en todo el continente americano. Su cronología se registra entre los años 1.150 a. C. y 400 a. C., durante el Preclásico Medio, y aunque se han encontrado restos arqueológicos olmecas en otras zonas de la geografía mesoamericana, su área nuclear o zona metropolitana es más limitada dentro de la subárea llamada Costa del Golfo. El etnómino olmeca tiene su origen en la lengua náhuatl, significa "habitantes del país del hule", es decir habitantes de Olmán o de la tierra del hule; con este nombre es como se les conocía a los habitantes de la región en el Posclásico. Olmeca uixtotin es el término con el que los conocemos y que significa "gente del país del hule" o "los que viven al borde del agua salada", y fue utilizado por los mexicas para nombrar a varios pueblos de diferente afiliación étnica que habitaron la región de Veracruz y Tabasco. Es fácil de entender si descubrimos que en estas zonas se extraían el látex de los árboles "castilla elástica", un tipo de caucho. Se desconoce cuál es la ascendencia étnica de este pueblo y aunque existen varias hipótesis al respecto no se ha aclarado a ciencia cierta cuál es su afiliación.

Son muchos los historiadores que reconocen a la cultura olmeca como la madre de las culturas o civilizaciones mesoamericanas, como Alfonso Caso, quien la denominó la "Cultura Madre". Sin embargo, no están claros los cauces, el origen del proceso que desembocó en el estilo artístico que los caracteriza y los define con esta sociedad, ni siquiera hasta qué punto todos los rasgos culturales encontrados en las zonas arqueológicas pertenecen o son creación de los olmecas. Sí se conoce que algunos de estos rasgos tienen de procedencia un lugar determinado y que primero pudieron haber aparecido en Chiapas o en los Valles Centrales de Oaxaca. Así mismo quedan los interrogantes pendientes de aclaración en los numerosos sitios asociados a los olmecas en la Depresión del Balsas, en el centro del estado de Guerrero. De todas maneras, independientemente de cuál haya sido el origen de esta cultura mesoamericana, lo cierto es que la red de intercambios comerciales entre distintas zonas de la superárea contribuyó a la difusión de muchos elementos culturales que se identifican con esta cultura.

Zona Geografía

Sobre la localización geográfica olmeca, la arqueología nos muestra una zona de unos 12.000 Km. cuadrados de extensión. Su zona metropolitana queda marcada al sur de Veracruz en Tres Zapotes, Cerro de las Mesas, San Lorenzo-Tenochtitlan y al norte de Tabasco en La Venta. Los olmecas tenían como límite de su área nuclear: al norte el Golfo de México; las primeras estribaciones de las sierras al sur; al oeste el río Papaloapan y al poniente la cuenca Blasillo-Tonalá. La región se caracteriza por su alto índice de humedad y por sus lagos, ríos y pantanos. Su clima es tropical y de torrenciales lluvias, lo que provoca que sus tierras sean regadas, e inundadas en épocas de lluvia, por caudalosos ríos que bajan de las estribaciones de la Sierra Madre de Oaxaca y la Sierra Madre Oriental, como el Coatzacoalcos, San Juan y Tonalá. Se sabe que en épocas precolombinas esta región estuvo recubierta por una espesa selva tropical que ha sido modificada ampliamente por la acción del hombre en la actualidad.

El área selvática donde vivían los olmecas era a su vez el hábitat de numerosas especies de animales que actualmente están en peligro de extinción en el territorio mexicano, entre ellas el jaguar, aves de hermosos plumajes como el quetzal y la guacamaya; reptiles de diversas especies y mamíferos como el jabalí y el tapir. Sus suelos son ricos en humus y en petróleo, que brota casi a flor de suelo. Sin embargo, cuesta creer que otros materiales que fueron imprescindibles para realización de objetos característicos de la cultura olmeca no se encuentren en la región. Es el caso de la obsidiana, el jade, la serpentina y el cinabrio, que tuvieron que traerlos de otras partes de Mesoamérica. Hay que hacer un esfuerzo de imaginación para comprender el nivel organizativo que tenían para trasladar, sin animales de carga y sobre un suelo cenagoso, los enormes monolitos que pesaban decenas de toneladas. Más si nos paramos a pensar que la piedra sólida, el basalto y otras rocas volcánicas, la obtenían de las canteras de la Sierra de los Tuxtlas, conocida también como Sierra de Santa Martha o San Andrés, a más de 100 Km. de distancia de los centros políticos como San Lorenzo y La venta. Esta ausencia petrea en el suelo del área nuclear olmeca determinó que se desarrollara poco la arquitectura, es la razón por la que hoy lo que nos queda son terrazas y túmulos de los edificios olmecas, que construyeron con ladrillos, lajas y tierra apisonada.

Ubicación cronológica

Sobre los olmecas son muchos los puntos oscuros que quedan por aclarar, problemas por resolver que se presentan a la hora del estudio, entre estos interrogantes están el establecimiento de su cronología en la zona. Esto se debe a que, aunque se sabe que los olmecas ocuparon la región a partir del 1.500 a. C., las cronologías que se utilizan en distintos puntos o lugares de ocupación presentan grandes discrepancias entre sí. En los apartados de la cerámica y la construcción, los estudios que se llevaron a cabo en diferentes sitios dan como resultado diferentes secuencias de ocupación, como es el caso de San Lorenzo. Aún así, la presencia humana en la región olmeca queda refrendada por la existencia de pruebas en la ribera del río Bari, eran grupos que se dedicaban a la caza, la recolección y la pesca, y su cerámica corresponde al periodo 1.700-1.400 a. C. Es muy probable que fueran grupos que provenían del Istmo de Tehuantepec y los mismos que construyeron el centro ceremonial de San Lorenzo, 1.500-1.150 a. C. La civilización olmeca duró cerca de siete siglos y medio, ese fue al menos el tiempo de máximo esplendor. Durante este tiempo se construyeron la mayoría de las colosales cabezas pétreas y sus centros ceremoniales más importantes, tuvo una amplia expansión por el territorio y una importantísima influencia en otras regiones y culturas de Mesoamérica.

4 comentarios:

  1. la civilizacion olmeca tubo tambien una influencias en otras culturas como lo es la azteca y posiblemente en mexico tambien tu su gran influencias y otros dicen que posiblente tambien en los maya

    ResponderEliminar
  2. Así es, la olmeca es la cultura madre de Mesoamérica.

    ResponderEliminar
  3. eso es todo la cltura olmeca

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, estimado "anónimo", son siete entradas correlativas las que ofrezco en el blog referentes a los olmecas, es un resumen amplio sobre la llamada cultura madre mesoamericana. Por supuesto que la cultura olmeca es mucho más de lo que desinteresadamente he aportado para los que como tú buscan información gratis al respecto. Sólo puedo recomendarte que si quieres más información lo mejor es que te compres una buena enciclopedia sobre esta cultura. Saludos.

      Eliminar