sábado, 9 de abril de 2011

Mesoamérica: territorios y rasgos culturales comunes


Las cincos regiones culturales que señaló Kirchhoff dentro del amplio territorio que denominó Mesoamérica delimitan unos rasgos propios, pero a la vez se unen en un contexto homogéneo que abarca un conjunto de pueblos con señales de identidad compartidas. La gran área cultural mesoamericana, para comprenderla mejor y diferenciarla arqueológicamente, quedaron divididas de la siguiente manera:

1. La Costa del Golfo está situada en el oriente de México, en su costa atlántica, entre el norte de Tabasco, sur, centro y norte de Veracruz y norte de Puebla.

2. La región Oaxaqueña se enmarca sobre la sierra Madre del Sur, ocupa las partes altas, valles y partes bajas de Oaxaca y los límites con Guerrero y Puebla.

3. La Maya delimita Mesoamérica por el sur, se extiende por los estados mexicanos de Campeche, Quintana Roo, Chiapas y el sur de Tabasco; los países de Guatemala y Belice, parte de Honduras, El Salvador, la costa del Pacífico nicaragüense y la península de Nicoya en Costa Rica.

4. La región Occidente de México ocupa los estados mexicanos de Michoacán, Guanajuato, Nayarit, Jalisco, Colima, Sinaloa y norte de Guerrero.

5. Altiplano Central se sitúa entre el estado de México, Hidalgo, Puebla, Tlaxcala, Morelos, y Distrito Federal.

Paul Kirchhoff tomó como referencia el siglo XVI porque fue en este siglo en el que más constancias culturales escritas quedaron. De esa época extrajo abundante información cultural que le sirvió de apoyo para definir a la gran área geográficamente y clasificar su parte étnica y lingüística. Además de toda esta información, también les fueron de gran ayuda los descubrimientos en las investigaciones arqueológicas llevadas a cabo para delimitar estas zonas o áreas culturales. Cuando en 1943 presentó ante la Sociedad Mexicana de Antropología sus estudios de distribución de elementos culturales en el México prehispánico, Kirchhoff expuso a Mesoamérica como un territorio cuyos habitantes estaban relacionados entre sí, hasta la llegada de los españoles, por una tradición cultural que compartían.

Estos elementos culturales compartidos que identificaban a los mesoamericanos fueron clasificados en el contexto y utilización que manifestaba la sociedad.

Agricultura: El cultivo del cacao y la molienda del maíz cocido con cenizas o cal; los cultivos de chile, frijol y calabaza; el uso del bastón plantador llamado coa; el cultivo de maguey para obtener aguamiel, arrope, pulque, papel y textiles; la construcción de chinampas en las zonas lacustres; el sistema de roza en los cultivos y el cultivo de chía para obtener bebidas y aceite para elaborar pinturas.

Arquitectura: Sus principales construcciones fueron las bases de templos ceremoniales en forma de pirámides escalonadas, orientados generalmente según los puntos cardinales y siempre situados en un gran espacio abierto; el uso de estuco en pisos y muros policromados o decorados con pinturas muralistas; el empedramiento de caminos y calzadas; puentes colgantes; hornos subterráneos; baños de vapor o las canchas para el juego de pelota en forma de I.

Escritura: De entre las diferentes formas de escritura que desarrollaron los pueblos mesoamericanos sobresale la jeroglífica; sus códices o libros pintados en forma de biombo, donde recogían los hechos religiosos o rituales por medio de dibujos pintados; los anales históricos, mapas y sistemas numéricos de valor relativo, dependiendo de la colocación del número.

Tecnología: Balsas con flotadores de calabaza, buriles, malacates, aventador de cestería, metales, pulimentos de obsidiana, plomadas, puntas de proyectil, pulidoras, telares de cintura o tubos de cobre para horadar piedras son algunos de los instrumentos o herramientas que utilizaban comúnmente.

Cerámica: En este apartado se emplearon diferentes técnicas y colores en un repertorio extenso de piezas o utensilios, entre sus formas compartidas encontramos platos y tazas, ollas, cajetes, tazas con soportes de botón, vasos trípodes, sahumerios y otros más.

Vestimenta: los vestidos o indumentarias que cubrían los cuerpos de los mesoamericanos prehispánicos se elaboraban con telas de algodón, mezcladas con plumas entretejidas o pieles de conejo; huipiles, quechquémitl, máxtlatl, turbantes, túnicas, penachos, capas; sandalias con taloneras. Sus adornos se fabricaban con distintos materiales, barro, jade, obsidiana, piedras y metales preciosos, en forma de orejeras, bezotes, pectorales, collares, brazaletes, etc.

Guerra: Entre sus prácticas guerreras estaban las llamadas floridas (xochiyaoyotl), consistentes en obtener víctimas para sus sacrificios rituales; la existencia de caballeros tigre y caballeros águila entre sus órdenes; sus armas eran macanas, escudos, rodelas, balines de barro para las cerbatanas, palos con pedernal u obsidiana incrustado en los bordes, picas, trofeos de cabeza, entretejidos con dos manijas y algunas más.

Religión, cosmogonía y cosmovisión: Entre las creencias religiosas compartidas estaban la existencia de varios ultramundos, varias creaciones y destrucciones del mundo, y la existencia de trece o nueve cielos, la tierra y nueve inframundos. Los dioses que compartían los mesoamericanos estaban presididas por una pareja creadora o dios dual, y a sus deidades iban destinadas las fiestas y rituales que se celebraban por todos los pueblos y al finalizar ciertos periodos. Usaban los nombres calendáricos para las personas y la práctica del lavado de los muertos, así como beberse el agua de haber lavado a sus difuntos. También en los sacrificios compartían la extracción de la sangre de la lengua, orejas, piernas y órganos sexuales con una espina de maguey. El juego del volador. El uso de los calendarios: el solar de 365 días; el adivinatorio de 260 días; el ciclo de 52 años; el número 13 usado como ritual y el uso del papel y hule ritualmente.

Además de estos rasgos comunes, tenían compartidos otros usos y costumbres, como los mercados especializados o subdivididos, la doble función de los mercaderes que al mismo tiempo eran espías y la crianza de diferentes animales domésticos, como el perro, el guajolote y las abejas.

5 comentarios:

  1. Hola, este comentario es para avisarte que eres nuestro blog destacado, y que estarás una semana en la portada de Punto Hispano a partir de este día.

    ResponderEliminar
  2. Antonio, me alegra de verdad haber descubierto este blog por encima de los temas cotidianos que tienen enfebrecida a la gente. Lo leeré con gusto.
    Un saludo
    Jorge

    ResponderEliminar
  3. no no no faltan imágenes que pato :(
    saludos ¡¡¡¡
    sorri

    ResponderEliminar
  4. me da flojera leer todo faltan imágenes y la letra un poco mas grande

    ResponderEliminar