domingo, 28 de noviembre de 2010

Canciones tristes para la infancia


Nada existe más contagioso de alegría que el recreo de un patio de colegio. La algarabía que se forma no tiene comparación alguna con nada en este mundo nuestro de los humanos, es pura inocencia vestida de alboroto, de juegos, gritos, carreras, risas... y también silencios. Los que emiten algunos niños y niñas ajenos a sus compañeros de enseñanza, que se apartan en su mundo triste y doloroso, en cualquier rincón del patio, buscando el aislamiento y tratando de encontrar respuesta a situaciones y actos vividos que sus cortas edades no alcanzan a comprender. La vulnerabilidad de los menores los hacen presa fácil de adultos perversos que, con sus deleznables acciones, destrozan, desgarran la alegría y la inocencia de lo más hermoso de nuestra existencia, la infancia.

Hace mucho tiempo que no disfrutaba de este alboroto infantil, muchos años, quizás demasiados, que no me recreaba en la verja de un patio de colegio viendo a los niños y niñas vivir el momento de la manera más hermosa, es siempre volver, regresar a un tiempo que ya nos parece lejano y que quedó grabado para siempre en nuestros recuerdos, a veces invernando, dormitando, pero que se activan al grito jubiloso de un recreo. Nos embarga la nostalgia y por momentos nos sentimos parte de ellos, de sus juegos y de su despreocupación ingenua.

Hace varios días coincidí caminando por mi ciudad con la salida al recreo de un colegio. Es imposible quedar indiferente a lo que ocurre al otro lado de los barrotes metálicos que separan su recinto protegido, los niños son nuestro yo más puro, sin la malicia ni la maldad que otorga la experiencia y lo vivido. En ellos vemos lo que somos sin los problemas que nos produce la sociedad y el tipo de vida en el que nos desarrollamos, y al mismo tiempo, son el reflejo de nuestros anhelos, deseos y perjuicios, que se los transmitimos en nuestra educación cargada de moralidad y con el rol que nos tocará aceptar en el futuro y dependiendo del sexo de cada cual.

Nada es igual, todo cambia, evoluciona y se transforma. Sin embargo, todo lo nuevo parece como si comenzara otra vez desde el principio, como un ciclo repetitivo, nuestra limitación en la creación nos hace siempre regresar a lo anterior con algunos retoques de modernidad. Y esto, también ocurre en los juegos infantiles, diferenciados siempre entre niños y niñas, por más que las sociedades de hoy, que somos todos, nos esforcemos en la versatilidad de las funciones de cada sexo, tratando de educar a nuestros hijos en compartir tareas y responsabilidades para el futuro, pero que al mismo tiempo les marcamos los juegos en los que cada cual debe de participar. Con el consiguiente perjuicio añadido, ya desde la infancia, si alguno de estos infantiles decide ser transgresor respecto a los entretenimientos en los que participa.

Ese momento frente a la verja del colegio me sirvió de reflexión para muchos aspectos, y fue curioso comprobar cómo nos enseñan los niños con sus actitudes, con sus juegos, que no son muy diferentes a los que generaciones pasadas jugábamos. Vuelven a verse como una moda los trompos o peonzas girar sobre su púa metálica al ritmo que marca el cordel, mientras que las niñas se divierten a la comba o a la rayuela, es el comienzo para mostrarles qué rol debe asumir cada uno en el futuro, mal comienzo, es continuar diferenciándonos por el sexo.

No obstante, esta reflexión respecto a los juegos no me dejó anclado en la inocencia y la alegría, la ingenuidad infantil es un don hermoso que al mismo tiempo, para muchos de ellos y en otros ámbitos más degradados, les hace víctimas de desalmados, traficantes y criminales, que siempre tienen puesto en ellos su punto de mira. Un ejemplo de esta maldad humana es el tráfico de niños y niñas que se lleva a cabo en Haití, donde son los más vulnerables, hasta el punto de convertirlos en mercancía con la que lucrarse. No hace mucho tiempo, el propio primer ministro haitiano Jean-Mex Bellerive, admitió a The Miami Herald, que el contrabando se ha convertido en una fuerza económica, especialmente después del terremoto. Declaró que: "Es un juego. Mucha gente es traficada. Hacen dinero. Todo el mundo a lo largo de la frontera se está beneficiando. Es su única fuente de ingresos. Y todos lo aceptan así". Los traficantes de niños pagan a los guardias de la frontera, haitianos y dominicanos, para pasar a los menores, que en dos zancadas los cruzan por la frontera del Río Masacre en el mercado binacional, para la explotación sexual y servicios domésticos. Algunos de los niños son abandonados en la travesía desde Haití. Otros permanecen secuestrados hasta que sus familias, que son cómplices, pagan los gastos del contrabando.

Otro asunto también relacionado con los abusos y el maltrato en la infancia es el que denunció días atrás Amnistía Internacional, sacando a la luz pública las violaciones y abusos sexuales que son delitos generalizados en Nicaragua. En esta denuncia exponen que más de la mitad de las violaciones cometidas entre 1.998 y 2.008 se cometieron contra niñas menores de 17 años, de las cuales la mitad eran menores de 14 años. Para estas menores su lucha por obtener justicia se transforma en un infierno, en un sistema judicial donde los fallos y las faltas de recursos permiten que los agresores queden libres. Un ejemplo claro y conocido es el del propio presidente Ortega, que violó y agredió sexualmente a su propia hija durante años y que la prescripción del delito lo absolvió del crimen.

Textualmente añade Amnistía Internacional: "Algunas niñas sobrevivientes se enfrentan a la angustia adicional de descubrir que el violador las ha dejado embarazadas. Las que deciden llevar su embarazo a término reciben apenas una pequeña ayuda del estado, si es que reciben alguna. Para otras, la idea de dar a luz a un bebé fruto de una violación es insoportable. Sin embargo, una ley de 2.008 que tipifica el aborto como delito en cualquier circunstancia, incluso para aquellas víctimas de violación, no les deja muchas opciones".


2 comentarios:

  1. como siempre, has dado en la diana.

    ResponderEliminar
  2. MAESTRO! YO SABÍA QUE NO ME EQUIVOCABA,SOS UN MAESTRO,DEJANDO EN CLARO SITUACIONES,QUE HACEN A LATINOAMERICA,ENTERA,SIN DEJAR RETOÑO,ME VIENE A LA CABEZA ,AHORA LA LUCHA DE HOY DE LOS TOBAS, EN FORMOSA,ARGENTINA,POR RECLAMAR SUS TIERRAS,DESALOJADOS CON BALAS Y PALOS,HAY DOS MUERTOS,PERO SIGUEN CON SU TESÓN...SON PAUPERRIMOS,ENFERMOS OLVIDADOS,SE DIÓ LA NOTICIA Y NO SE REPITIÓ MAS,PERO SIGUEN LUCHANDO...HAY TANTOS QUE LUCHAN,HAY TANTOS MUERTOS DESCONOCIDOS,SIEMPRE JOVENES DE EDAD,EN INTERNAS SINDICALES...QUE PATRIA,QUE PATRIA,QUE PARE HIJOS QUE VAN A MORIR,POR PENSAR,YA QUE DE HAMBRE SE MUEREN DIA A DIA,NEGOCIOS QUE QUIEBRAN,INFLACIÓN ESCONDIDA,SUELDOS BAJISIMOS,COMPETITIVIDAD CERO,CON BRASIL DIGO,QUE DONDE CUANDO SE ABREN FABRICAS???ESA Y OTRAS MENTIRAS, VAN DE LA MANO,DE AQUELLOS LLAMADOS PERONISTAS,DISFRAZADOS DE QUE???...Y LAS PERSONAS,HOY,VOTARÍAN LA MISMA GESTIÓN....!!!AY PATRIA MIA!
    UN ABRAZO ENORME,INMENSO,QUERIDISIMO AMIGO!
    LIDIA-LA ESCRIBA

    ResponderEliminar