domingo, 25 de abril de 2010

El duelo inconcluso


Hace ya muchos años que no acudía a una concentración ciudadana para protestar por alguna cuestión, las últimas fueron a final de la década de los años 70, contra lo que quedaba del régimen franquista, contra los últimos coletazos de la dictadura fascista que vivió este país casi medio siglo. La libertad y la democracia era lo exigido, años de convulsión social y de manifestaciones multitudinarias que acababan con la fuerza policial exhibiéndose contra los manifestantes y dispersándonos entre bolas de goma, golpes de porra y botes de humo. Durante estos años transcurridos han sucedido muchas cosas, muchos motivos y cuestiones por los que también ha valido la pena salir a las calles a protestar cívicamente, nadie puede negar que en España hoy se vive en una democracia plena, con todos sus derechos a reclamar, a manifestarse, a defenderlos y a discutirlos, porque sin discusión y respeto de distintos pareceres no existe democracia.

Sin embargo, ayer me sentí en el derecho y obligación de acudir a la llamada concentración cívica que se dio en muchas ciudades de España y en otras capitales del mundo, cuyo lema era "contra la impunidad del franquismo". Para quien no conozca la reciente historia de España, e incluso para las nuevas generaciones, les sonará a rancio, a tema para olvidar y no remover, a pasado y venganzas, pero nada de esto tiene relación con lo que se reclamaba ayer. Sí es cierto que son 35 años de democracia los que han pasado y tiempo suficiente no sólo para olvidar, pero existen duelos que no se pueden dar por conclusos hasta que la víctima recibe su digna sepultura, jamás se puede dar por acabado cuando ni siquiera se sabe dónde están los huesos de tantas víctimas desaparecidas del franquismo, es un duelo inconcluso para muchas familias españolas que no han podido honrar a sus muertos de la represión franquista, una asignatura pendiente que arrastran generaciones enteras con el dolor, no solamente de la injusticia que sufrieron sus padres, hermanos o abuelos, si no también con la pena de no poder enterrarlos dignamente como cualquier persona se merece.

Durante las últimas semanas han habido varias noticias de interés nacional que han ocupado muchas páginas y cabeceras de informativos, entre ellas las relacionadas con el juez de la audiencia nacional Baltasar Garzón, imputado en una causa abierta contra él por lo más negativo que se le puede acusar a un juez, por prevaricación. Ya escribí sobre este asunto hace varias semanas en un artículo que titulé "Jueces, honorables y prevaricadores", y aunque la convocatoria ciudadana de ayer tenía un lema bien claro, lo cierto es que el juez Garzón se ha convertido en el icono, en la esperanza de los familiares de las víctimas del franquismo. La pretensión por parte del juez Luciano Varela de apartarlo de la carrera judicial es un golpe bajo a la justicia de este país, a la democracia española que, paradójicamente, en 35 años de democracia sólo se va a juzgar a una sola persona por los crímenes del franquismo y ésta precisamente es el juez Baltasar Garzón, quien ha intentado poner justicia en este asunto histórico, porque no se nos olvide que no se trata de meter en la cárcel a los asesinos, éstos ya murieron en sus camas y sin rendir cuentas a la justicia, si no de dar dignidad a los represaliados y buscar sus huesos donde se encuentren para darle una sepultura digna.

Curioso es que quien ha trabajado por dar justicia a otras víctimas de dictaduras, como la argentina o chilena, no pueda hacerlo por sus propios paisanos y en su propio país. Vuelvo a repetir que en este país se vive en democracia, pero no se cerrarán todas las heridas históricas mientras no se enmienden las injusticias que se cometieron en el pasado, mientras que el Tribunal Supremo esté ocupado por fascistas, o al menos por jueces que juraron su cargo a la dictadura fascista de Franco, el tufo a podrido que despide pondrá en peligro esta inacabada transición democrática, para muchos modélica.

Los últimos movimientos al respecto son la expulsión del caso como acusación del partido fascista y copartícipe de los crímenes del franquismo Falange Española de las JONS, por medio de una sutileza legal, una manera de ocultar lo que es una evidencia, que los asesinos y corruptos de este país estén juzgando al juez que implanta verdadera justicia en él. La España al revés por culpa del Tribunal Supremo le está haciendo un flaco favor a la justicia, pocos somos los españoles que creemos en ella, su imagen está deteriorada y es lo peor que le puede ocurrir a una democracia. Falange ejercía la acusación particular y, la presión pública y mediática, ha obligado a Luciano Varela a quitarse de encima esta losa que lo señala como defensor de los asesinos fascistas, cuando estos partidos no deberían de estar legalizados. La operación del juez Varela, quien trata por todos los medios de apartar e inhabilitar al juez Garzón, es una operación de maquillaje según las asociaciones de la memoria histórica. Tanto Falange como Manos Limpias, la otra acusación sindical ultraderechista, no cumplían los requisitos legales porque no se ceñían a los hechos e incurrían en valoraciones ajenas al proceso, por eso Varela dio una serie de indicaciones a los querellantes para que subsanasen los defectos que presentaban sus escritos de acusación y lo acomodasen a la legalidad en el plazo de una audiencia. Según la interpretación de Varela, el plazo para la presentación de ese escrito se cumplió y esa es la razón por la que los expulsa.

En cambio, sí permite que manos Limpias continúe con la acusación contra el juez Garzón, quien ha dado un cambio de rumbo en su defensa recusando al juez Varela, por pasar de ser juez imparcial a ejercer una labor próxima a la asesoría o al consejo jurídico para Manos Limpias y Falange. Según fuentes judiciales, la maniobra de Varela es inaudita, al orientar a ambos colectivos sobre los errores que contenían sus escritos de acusación, emplazándoles a corregirlos. La defensa de Garzón considera que la decisión de Varela no se encuentra amparada en ningún precepto de la normativa procesal y al adoptarla, el instructor, vulneró de forma clara y decisiva su neutralidad e imparcialidad, algo que ya venimos viendo los ciudadanos desde hace mucho tiempo y sin entender de normas y protocolos jurídicos.

Los crímenes contra la humanidad no prescriben, no se pueden quedar impunes, por encima de amnistías nacionales forzadas, Amnistía Internacional considera que un magistrado no puede ser juzgado por buscar la verdad, la justicia y la reparación para más de 100.000 personas desaparecidas durante la Guerra Civil española y la posterior dictadura franquista. La Ley de Amnistía de 1977 es la escusa para perseguir al único juez que ha intentado dar respuesta a víctimas de desaparición forzada y sus familias. Si esto se produce creará precedente en todo el mundo y será un mensaje para los jueces que se atrevan a intentarlo, por tratar de conseguir justicia, verdad y reparación para las víctimas. Las leyes de Amnistía en un país no pueden entrar en contradicción con las normas internacionales de derechos humanos, las que dicen claramente que el crimen de desaparición forzada no es amnistiable, es imprescriptible, y que entorpecer su investigación es un delito.
Motivos todos ellos suficientes como para acudir tantos años después a una concentración ciudadana, para reclamar nuestros derechos, los de la humanidad.

4 comentarios:

  1. Estudie mi primaria en una escuela llamada "República Española" en la ciudad de México, a un par de cuadras de la casa en pleno centro de esa bella y horrible ciudad donde crecí y me formé se encontraba el Centro Repúblicano Español; mis maestros fueron formados por pedagogos españoles asilados en México, me enseñaron el Himno de Riego, imagínese. La causa de la República fue nuestra causa,a la cual muchos mexicanos acudieron a defender, como Francisco Javier Mina vino a estas tierras a defender la nuestra, sin olvidar el asilo incondicional que recibieron españoles señalados como "nacionales" en nuestra embajada en Madrid en esos años. Los principios no se negocian. Por eso estoy de acuerdo en ese proceso de esclarecimiento historico, pero debe ser completo, las víctimas de ambos bandos, pues en ambos bandos hubo actos de barbarie, tan increibles, como el asesinato de defensores de la república, como fue el caso de Andreu Nin y sus camaradas del POUM y muchos más, sin contar los perpetados en contra de las familias del adversario, en zona republicana. No es una concesión a los partidarios trasnochados del general Francisco Franco, es un compromiso con la verdad historica. Los principios no se negocian.

    ResponderEliminar
  2. Saludos Alejandro. Así es, dignificar la memoria de los dos bandos, en eso estamos de acuerdo. Claro que la diferencia entre estos dos bandos es que la de los vencedores, los golpistas fascistas apoyados por Mussolini y Hitler, tuvieron casi 50 años de recompensa, de heroicidad, de padres de la patria, de verdugos de los rojos comunistas, de asesinados patriotas, de defensores de la patria. Enterrados con todos los honores y llevados a los altares. En cambio,los perdedores, los republicanos demócratas, los defensores de la legalidad, los que fueron pisoteados, asesinados, torturados, represaliados, esos no se sabe dónde están, en cualquier cuneta de los caminos de España, en fosas comunes. Han sido cerca de medio siglo persiguiendo a las familias que tenían que cerrar sus ventanas para llorar a sus seres queridos en silencio para no ser represaliados, con la angustia de no saber en que lugar yacen sus huesos. Han sido cincuenta años de manipular la historia, hasta pretender olvidar la verdad, pero la verdad siempre aflora, no se puede engañar a todo el mundo durante todo el tiempo. Ahora toca recuperar la dignidad de esos hombres y mujeres, niños y ancianos, que fueron sacados de sus casas después de acabar la guerra y asesinados en cualquier recodo del camino.

    ResponderEliminar
  3. Estoy de acuerdo con lo dicho por ti estimado amigo acerca de la recuperación de las dignidades; sobre el caracter del regimen del General Francisco Franco, no se si llamarlo fascista o simplemente reaccionario, pero concuerdo contigo que se sirvio de los fascista alemanes e italianos para llegar al poder y ya instaldo en éste, rindio un permanente y unilateral homenaje, a los muertos de su bando, porque era un regimen como sus homenajes, unilateral, la democracia es plural y es de todos, aun de los que no creen en la democracia. Por eso use el ejemplo de Andreu Nin, un defensor de la República, un comunista y una víctima del estalinismo, otra de las uniteralidades que actúo en la Guerra Civil española. La dignidad de los muertos hechos por los estalinistas tambien debe ser recuperada, todas las dignidades, aun las de los contrarios, eso es la grandeza de una causa: la Democracia, así en mayúsculas. Por eso decía que los principios no se negocian, el esclarecimiento debe ser total y todas las familias deben ser acompañadas,sea del bando que sean. Por eso use el ejemplo del gobierno del Presidente Cárdenas, quien apoyo y acompaño a la República Española (por eso mi escuela se llamó y se llama República Española, cuando vaya a la Ciudad de México le tomare fotos para enviartelas), pero fue ese general mexicano, quien instruyó a los representantes diplomaticos de la nación mexicana, de proteger a los perseguidos, fueran del bando que fueran, por eso es uno de nuestros Grandes.Saludos de nueva cuenta querido amigo y de acuerdo contigo en los sustancial.

    ResponderEliminar
  4. Antonio Torres Rodriguez9 de marzo de 2012, 11:43

    Completamente de acuerdo, ya va siendo hora de que se empiece a hacer justicia aunque sea simbólica ya que los culpables del horror ya murieron (y la mayoria en su cama y de viejos) pero resulta que la democracia que tenemos se basa en una ley de amnistia (que muchos nos hemos enterado ahora) y que da la impunidad a todos aquellos, y las victimas seguiran siendo unos "ajusticiados" en vez de unos asesinados. Y si alguien intenta hacer algo, ya le taparán la boca como han hecho con Garzon. Es verdad que en los dos bandos hubo atrocidades injustificables, pero uno de ellos ya hizo justicia, y con creces... Saludos de tu homonimo sevillano.

    ResponderEliminar