sábado, 27 de marzo de 2010

De nacionalismos, libertadores y asesinos


No me gustan las banderas, ni los nacionalismos. En este país nuestro de países y nacionalidades destacan por encima de todas la catalana y la vasca, desde unos siglos atrás, siempre han sido los más reivindicativos por una parte de la población de esos territorios de la comunidad española, con todo el derecho a defender su identidad como tal, porque una cosa es la identidad de cada pueblo y el derecho a defender su cultura y otra muy distinta es el radicalismo excluyente y la prepotencia despreciable hacia el resto de comunidades que se utiliza para defender la propia. Mi sentimiento es la de andaluz, español, pero sin excedencias, por encima de todos los localismos me siento ciudadano del mundo y admirador de todas las culturas habidas en los cinco continentes. No podríamos marcar en la historia un punto de partida para agarrarnos al derecho de la reivindicación histórica de un territorio para defender la autodeterminación, todo lo más es defender una fecha que nos pueda interesar para el reclamo nacionalista.

No defender nuestra identidad con un nacionalismo desaforado y radical no quiere decir que nos consideremos sumisos a un régimen político, para nada, no existe un territorio en suelo español con más datos a favor para defender nuestro derecho a identidad propia que Andalucía, cuando en Europa y la mayoría de comunidades españolas, entre ellas la vasca y la catalana, vestían con taparrabos y casi en la edad de piedra, en Córdoba florecían por cientos las bibliotecas públicas y por sus calles andaban parte de los sabios más reconocidos de toda la historia de la humanidad, médicos, filósofos, astrónomos, matemáticos... Sin embargo, la idiosincrasia de este pueblo del sur de España no se debe a sumisión o dependencia económica de otros territorios, nuestro carácter como pueblo se ha labrado a golpe de culturas, y de todas de las que por aquí pasaron escogimos algo, esta condición nos ha hecho más universales, nuestro ombligo del mundo no tiene fronteras de limitación política.

Pero que desde el sur de España veamos con esta perspectiva no condiciona que las demás comunidades tengan que mirar de la misma manera, no, cada pueblo tiene su identidad y se merece el máximo respeto, todo lo contrario sería contradecirme a lo que expongo. Los nacionalismos siempre fueron excluyentes, un populismo radical que rara vez va de la mano con el respeto y mucho menos con la inteligencia, cuanto más atrasados cultural y socialmente más defensores somos de lo cercano, quizás porque se desconoce lo que hay un poco más allá de hasta donde alcanza nuestra mirada, de lo contrario no nos quedaría otro sentimiento que el de admiración y respeto por otros pueblos y pareceres, por muy pobres y limitados que nos resulten. En la mayoría de las veces el nacionalismo es utilizado como arma populista para luchar contra los opositores o intereses políticos, el ejemplo más claro es el de la Alemania de Hitler, en este caso no eran las fronteras lo que marcaba la ideología si no la pureza de la raza, al igual que el pensamiento del fundador del Partido Nacionalista Vasco, Sabino Arana, quien ya dejaba bien claro cual era su pensamiento respecto a la pureza racial de los vascos, algo que se ha demostrado como incierto, estudios recientes del ADN han demostrado que nada de especial corre por sus venas distinto a las de otros españoles. Paradójicamente, es también en Cataluña donde se están dando más casos de racismo y se alzan más voces contra los emigrantes, cuando Cataluña se hizo fuerte económicamente gracias a tantos emigrantes como dejaron sus vidas en esa tierra, entre ellos muchísimos andaluces. Pero no piensen que siento alguna fobia hacia estos dos territorios, al contrario, me resultan dos pueblos respetuosos e inteligentes, honorables y dignos, otro cantar son los que abanderan la opción del nacionalismo más radical y que sólo buscan aprovecharse de ello, no se puede creer en quien censura lo que él mismo pretende, igual de negativos son todos los nacionalismos, y a cuanto más se reducen sus fronteras menos lógicos.

Luego existen los que hacen de la violencia y la extorsión el medio más útil para convencer a los que no comulgan con sus ideas excluyentes, entonces aquí no cabe el amor a la patria si no el odio y la sinrazón contra los que no piensan como ellos. Este es el caso de ETA, que nada tiene que ver con la realidad y el sentimiento del país vasco. Desde la época de la dictadura franquista, desde 1959, existe como organización y a partir de 1968 toma las armas para luchar contra el régimen establecido en forma de atentados y nunca más las abandonó, si no mató a más inocentes fue porque no pudo, no se lo permitieron las fuerzas del orden público. Son cerca de 800 víctimas asesinadas por este grupo terrorista que utiliza al pueblo vasco y a su hipotética liberación para llevar a cabo sus salvajadas mafiosas, 800 víctimas inocentes, ciudadanos de cualquier pueblo español, niños y ancianos, mujeres y hombres, que se convirtieron en objetivo de sus indiscriminados coches bomba y de sus cobardes tiros en la nuca, por la espalda. Ya no existe la causa aceptable de luchar contra el dictador, el pueblo vasco vive en democracia y libertad desde la muerte de éste, hoy quien roba la libertad del pueblo son sus pistolas y sus bombas... por suerte cada día menos.

Sin embargo, el problema del terrorismo de ETA lo vemos ya no sólo desde España, también desde todo el mundo y especialmente desde Europa, donde cada día está más acorralada y perseguida, Francia, Portugal... Hoy esta banda terrorista y mafiosa ya no lucha por la causa romántica que utilizan los que la defienden, los vascos y su nacionalismo ha dejado el paso a la lucha y adiestramiento con otros grupos terroristas de otros continentes y al narcotráfico. Sus lazos con las FARC y la incautación de droga para traficar por parte de la policía en poder de terroristas detenidos ha puesto en evidencia las verdaderas intenciones de esta banda de asesinos, a los que el presidente venezolano Hugo Chávez parece haber acogido en su regazo junto a las FARC.

Es reconocida la enemistad que mantienen los presidentes de Colombia y Venezuela, de ideologías opuestas, en otra ocasión escribí un artículo referente a Uribe, Colombia y la rentabilidad de la violencia, y como muestra de que mi pensamiento no es partidario de ninguno de los dos presidentes dejo el enlace de dicho texto al alcance. Lo de Hugo Chávez y los "nuevos libertadores bolivarianos" con las FARC no es nada nuevo, el famoso ordenador de Raúl Reyes ha dado para mucho juego, unos piensan que manipulado y otros que no hacían falta los archivos de tal aparatito electrónico para darse cuenta de la relación entre estos mandatarios, unos más que otros, y la guerrilla paramilitar y el tráfico de armas y drogas. En el auto que el juez español Eloy Velasco ha procesado por tenencia de explosivos, colaboración con banda terrorista y conspiración para cometer homicidios terroristas contra seis presuntos miembros de ETA y siete de las FARC, consta que la audiencia Nacional tiene indicios de que hubo una "cooperación gubernamental venezolana" en la ilícita colaboración entre las FARC y ETA, especialmente por medio de Arturo Cubillas Fontán, responsable del colectivo etarra en esa zona de América y que en 2005 fue nombrado director adscrito a la Oficina de Administración y Servicios del Ministerio de Agricultura y Tierras de Venezuela.

Todo indica que esa "cooperación gubernamental venezolana" se daba en el atentado que se pretendía llevar a cabo en España contra el presidente Álvaro Uribe en su visita a este país. Este auto del juez ha sacado a Chávez de sus casillas y , como es costumbre en él, comenzó a soltar su verborrea insultante con que regala a todo el que le lleva la contraria, también contra el gobierno español, claro que se le olvidaba que en España la justicia es autónoma, independiente, no como acostumbra el presidente venezolano en su país. De infame, catalogó el auto del juez, claro que después de tanto improperio por parte de Chávez contra la justicia y el gobierno español, recibió como respuesta en palabras de la vicepresidenta Maria Teresa Fernández de la Vega que: "sólo el que respeta es respetado".

Hugo Chávez no sólo no es creíble en esta negación de cooperación con los terroristas de ETA, si no que las muestras de esta alianza son evidentes y sin tapujos, porque si por un lado niega públicamente esta relación con los terroristas por otro se deja ver la realidad. Como en el pasado día 13, en el Teatro Teresa Carreño de Caracas, donde Chávez había convocado a los delegados del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) en un acto en el que se mezclaron partido, Gobierno y Estado. Entre las 2.500 personas que asistían se encontraba Xabier Urruti Imaz, delegado chavista en Chichiribiche y ex director general de la alcaldía del municipio de Monseñor Iturriza en el Estado de Falcón, uno de los primeros vascos vinculados al entorno de ETA que recaló en Venezuela. Por otro lado, desde que Hugo Chávez llegó al poder en 1999, centenares de brigadistas radicales de la izquierda vasca, Askapena, integrada en el Movimiento Nacional de Liberación Vasco y del que ETA es su brazo armado, han mantenido numerosas reuniones con los jefes de ETA en Suramérica, según han investigado los servicios de inteligencia españoles. El tiempo revela las verdaderas intensiones de cada cual y como dice el refrán: "Dios los crea y ellos se juntan", también los asesinos.

1 comentario:

  1. Excelente blog, nos gustaria que dieras de alta tu web en nuestro directorio de blogs www.directoriobuscador.com.mx ; Saludos

    ResponderEliminar