viernes, 23 de octubre de 2009

De agüeros y agoreros


Cada mañana y cada tarde salgo a estirar las piernas, a ejercerlas, y como recorrido siempre hago el mismo, quizás porque, aún estando dentro de la ciudad, es casi como caminar por el campo. Los sotos de la Albolafia, o del Guadalquivir, están situados dentro del mismo cause del río, en las isletas que a lo largo de su paso por la ciudad dan vida a la vegetación y a las aves, en un estado silvestre. Son miles, cientos de miles, me atrevería a decir que son millones de aves, las que duermen cada noche en las ramas de los árboles, entre los juncos, en los recobijos de los molinos en semi ruina que se hallan en el mismo curso del río y que siglos atrás sirvieron para moler el trigo y otras sustancias. Córdoba es una ciudad tranquila y ofrece mucho espacio y zonas verdes para correr o caminar, pero de todos estos espacios es la ribera del río la que más me atrae. Como decía al principio, en la mañana y la tarde recorro varios Km. escuchando música o las noticias, según me apetezca, siempre a la misma hora al atardecer y por la mañana antes de que el sol nos regale su alegría en forma de rayos. Coincido cada día con el ir y venir de las aves, cuando salen de los sotos hacia la campiña a buscar comida y cuando regresan a dormir después de una larga jornada revoloteando por entre los cultivos cercanos.

Estoy tan acostumbrado a verlas que ya casi no les pongo atención, y en ocasiones como esta mañana me sorprenden. Caminaba a paso ligero por la Avenida del Alcazar, junto al río, y de entre unos arbustos de la zona ajardinada salieron dos pájaros negros, cosa extraña, y unos metros más adelante otros tantos lo hicieron volando cuando llegaba a su posición. Digo extraña porque las aves que se acostumbran a ver son palomas, bravías, grajillas, garcillas, cernícalos, estorninos, cigüeñas, varias especies de patos... pero de plumaje negro me resultó extraño. En principio, sin dejar de caminar, pensaba que serían mirlos machos, un hermoso pájaro que canta casi como los ángeles, pero se me ocurrió que también podrían haber sido cuervos, la luz de las farolas no me sacó de dudas, más bien las amplió y pensé que menos mal que no soy supersticioso si no ya tendría el día dado, pensando que sería un mal augurio y que eran pájaros de mal agüero. La buena o la mala suerte no va por sí sola, ni busca al individuo como presa de sus antojos, somos las personas las que con nuestras decisiones y actuaciones nos aliamos con ella, pero sólo por la coincidencia. La buena o mala suerte no es más que la casualidad de coincidir, por lo tanto los gafes no tienen sentido ni tampoco tienen culpa alguna los pájaros de negro plumaje.

¿O acaso es mala suerte la que tuvo la anciana detenida esta semana en Barajas cuando portaba droga adosada a su cuerpo? No fue mala suerte si no imprudencia, riesgo de exponerse a que la detuvieran con 4.300 gramos de sustancias estupefacientes. La anciana de 92 años y su acompañante fueron detenidas a la llegada al aeropuerto, llamó la atención de los agentes al verla en la silla de ruedas y al acercarse para el rutinario control la acompañante inició una enloquecida huida, dejando a su suerte a la anciana con la cocaína, tampoco fue mala suerte que la apresaran pocos minutos más tarde dentro del edificio, estaba dentro de la lógica que así fuera. Como tampoco debería de ser un mal augurio nacer albino en Tanzania, es un drama y un verdadero castigo para quienes lo sufren, No es mala suerte, es injusticia social, en un país donde algunos creen que las pociones hechas con partes del cuerpo de albinos traen buena suerte. Se calcula que han muerto en los dos últimos años 53 personas con esta enfermedad.

De igual manera tampoco es mala suerte que el virus de la gripe A., H1N1, nos visite y se quede a vivir en nuestro organismo por una semana, que es lo que más o menos dura en molestarnos, yo diría que le temo más a la mismísima vacuna que al propio "bichito" que nos infecta, sólo hay que leer los diarios del extranjero para ver cual es la reacción ante la vacuna, en los países que ya la están administrando o en puertas de hacerlo. En España comenzaran la vacunación de los grupos de riesgo (personal sanitario, ancianos, embarazadas, niños, enfermos crónicos etc.) el 16 de noviembre, pero en Francia, que lo hará antes que nosotros, la mitad de los médicos no están dispuestos a vacunarse. En Alemania, que ya dio el pistoletazo de salida a la vacunación, ha surgido la polémica al respecto, por lo publicado en varios diarios, el "Bild" es uno de ellos, según el rotativo los miembros del ejército se vacunarán con una vacuna diferente a la del resto de los ciudadanos, que ofrece menos efectos secundarios, quizás sea por eso por lo que Ángela Merkel ha tenido que salir a desmentir que los miembros del gobierno no se vacunarán con la dosis de primera clase y sí como el resto de ciudadanos. De la misma manera no se le puede echar la culpa a la mala suerte de que al ex dictador Gregorio "Goyo" Álvarez haya sido condenado por la justicia en Uruguay a 25 años de prisión por "homicidio especialmente agravado" de 37 opositores y por un delito de "lesa humanidad". Esto no es porque un pájaro negro le saliera al paso una tarde en su jardín, es el castigo por dictador asesino, y además de justicia es "aviso para navegantes", para que sepan los asesinos que por mucho que se esfuercen y se oculten no escaparán al castigo por sus atrocidades, que no quedarán impunes.

Lo que si me parece imposible es que cualquier supersticioso o agorero se excusara en la suerte, de nacer en un lugar o en otro, cuando se trata de poner en cuestión los 1.020 millones de personas que pasan hambre en el mundo. Esto no es cuestión de suerte, es cuestión de vergüenza, la que el resto de la humanidad que vive en países desarrollados no tiene ni muestra ante el problema humanitario que sufren en muchas regiones del planeta. La ONU reclama a los países ricos más inversión en agricultura para combatir el hambre, pero seamos sinceros, ¿a quién le importa que mueran de hambruna un millón más o menos de personas al año? No es nada nuevo, cada año las cifras oficiales ponen el grito en el cielo y las palabras solidarias salen de boca de los políticos como sapos por boca de bruja, deberían de hablar menos, mejor callarse y actuar, porque mientras hablan un buen puñado de personas mueren en el mundo por desnutrición crónica. De nuevo Etiopía sale a la palestra de las hambrunas, el país africano necesita 160.000 toneladas de ayudas de emergencia, ha pedido a la comunidad internacional ayuda alimentaria para 6,2 millones de personas afectadas por la sequía, cuando se van a cumplir 25 años desde la hambruna de 1984, que se llevó por delante alrededor de un millón de muertos. Es muy probable que la ayuda llegue, pero a saber cuando, quizás cuando los titulares de las noticias sean demasiado escandalosas para las conciencias de los gobiernos pudientes, porque mientras se mueren de hambre, de desnutrición, en África, América Latina o Asia, los gobiernos inyectan miles y miles de millones de dólares a las grandes empresas, en crisis por el despilfarro de sus consejeros y administradores, como los consejeros de banca y seguros españoles, que en tiempos de crisis se subieron el sueldo un 53% en 2008, lo que supone una media de 5,49 millones de euros por consejo frente a los 3,6 del año pasado.

De igual manera no se debe de culpar a la suerte de ser víctima de torturas y sodomía por el sólo hecho de salir a la calle y protestar por el fraude de las elecciones celebradas en Irán. Al joven iraní, Ibrahim Sharifi, lo torturaron y violaron en la cárcel los propios militares. Entre sus torturas estaba la simulación de ejecutarlo y cuando el joven le preguntó por qué lo hacían, al ver que no conseguían humillarlo, decidieron violarlo cuando sangraba por los golpes recibidos. Creyeron que moriría por el maltrato y, para sacudirse "el muerto", lo abandonaron moribundo en una cuneta, pero lo que algunos llaman suerte y, que no fue otra cosa que el humanitario socorro, que recibió de otro iraní que lo encontró y socorrió hasta recuperarse, le permitió exiliarse en Turquía. Irán es un mal ejemplo para el mundo, en cuanto a libertades y derechos civiles, pero aún así, hay gobernantes que se esfuerzan por mantener relaciones de "amistad", como es el caso de las "dictaduras bolivarianas", porque si todavía colea el asunto hondureño con el gobierno de facto y el aprendiz de dictador Mel Zelaya, de nuevo surge uno de sus "amiguetes con las mismas intenciones dictatoriales.

Parece que es costumbre lo de querer perpetuarse en el poder para toda la vida y este deseo no es ajeno a Daniel Ortega, presidente de Nicaragua. Al igual que en Honduras y otros países de la zona, la constitución no permite la reelección por tercera vez de sus gobernantes, es un obstáculo para los que tienen alma faraónica y se creen en el derecho de quedarse en el poder para siempre. Sin embargo, este obstáculo parece importarles muy poco a esta cuadrilla de nuevos dictadores porque, sin ir más lejos, en Nicaragua, otra vez vuelve por sus fueros el asesino, violador, ex guerrillero y presidente de la nación. Como no reunía los votos, apoyos suficientes de la asamblea, para poder cambiar la constitución y volver a presentarse a las próximas elecciones, ha tomado el camino más corto y, como controla el Consejo Supremo Electoral, se ha sacado una ley de la manga en la que los magistrados han votado por esa posibilidad. Ahora ya tiene camino legal libre, aunque la artimaña para conseguirlo no sea legalidad, pues suprimieron la energía eléctrica y esperaron que se marcharan los magistrados opuestos a tal fin, y una vez ausentes los sorprendieron con una reunión más que a la ligera y sin comunicación alguna de la propuesta, sólo una nota por debajo de la puerta avisándoles. La sentencia de la infamia ha puesto en revuelo a todo el país que, sumido en la pobreza, se está polarizando y al límite de un estallido social, después del fraude descarado que protagonizó en las últimas elecciones municipales del año pasado. Habría que preguntarse si ante estos abusos la comunidad internacional no lo sancionará lo mismo que al gobierno golpista de Micheletti, ¿o esperarán a censurar el golpe de estado cuando se dé? En caso de que el pueblo se proponga expulsar al dictador bolivariano.










http://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/2.5/es/

No hay comentarios:

Publicar un comentario