miércoles, 29 de abril de 2009

Tecun Uman y el lienzo de Quauhquechollan



Todo tiene su parte positiva y negativa, y no precisamente porque todo vaya equipado con los dos polos, no, las cosas son como son y no tienen vuelta de hoja, pero dependiendo de como nos interesa lo catalogamos a favor o en contra. Así que la misma cosa para unos es ventajosa y para otros una desventaja. Sin embargo, las tornas pueden cambiar y lo que ayer era rechazado hoy lo es aceptado, y viceversa. Este razonamiento bien podría mostrarme como inseguro, o en términos coloquiales un tanto veleta, pero la realidad es que todo cambia, evoluciona, y al hacerlo también las influencias se muestran de manera diferente. Por eso nada es maligno ni benigno, es de la manera que nos afecte en ese preciso momento. Uno pudiera pensar que lo que es negativo para una inmensa mayoría debería de etiquetarse como tal para todos, pero eso sería discriminar a la minoría que lo entiende diferente y entonces, nosotros, que nos creemos inocuos, pasaríamos a ser dañinos solamente por esa decisión, con la que hemos cambiado la percepción de los otros; esto queda en que somos positivos y negativos al mismo tiempo, pero sólo somos de una manera, es nuestra influencia la que nos sitúa en diferente plato de la balanza.

Esto es lo que sucede cuando se trata de situar a las nuevas tecnologías, para la mayoría los adelantos tecnológicos son precisamente eso, adelantos, no es retroceder, para nadie. Otra cosa es lo que puede suponer para algunos que, lejos de aceptar que son beneficiosos para la humanidad, ven en ellos un problema para sus intereses, que están anclados en otro tiempo y al ir evolucionando dejan de tener sentido. Mi punto de vista está siempre a favor del progreso, aunque no necesariamente signifique una ventaja para la humanidad, esto acarrea muchas desventajas, más bien por la manera poco sostenible de desarrollarlo que por su propio contenido. No obstante, y a estas alturas, cada paso que damos ya no se sabe si debemos contarlo como adelanto o como retroceso, como un camino sin retorno. Cada paso que damos nos supone un precio más elevado y, sin darnos cuenta, cuando miramos hacia atrás vemos que nos apartamos con nuestras decisiones continuas del contexto escenario natural del ser humano, para trasladarnos a otro espacio sintético, cibernético, en el que solo tenemos cabida virtual, es decir, irreal; jamás podremos abandonar nuestro espacio natural, podremos compartirlo, como anfibio, pero nunca olvidarnos de nuestro hábitat primario.

Como ejemplo mi propia experiencia; no podría vivir sin este trasto cibernético, ya no me imagino un mundo sin Internet y sin tener que pasar precisamente antes por las cavernas. Pero para muchos significa todo lo contrario, lo que para mí es el acortamiento o aniquilación de las distancias, de la transformación relativa del espacio-tiempo, de eliminar barreras, de formar parte de una identidad global, de la superación en las diferencias, de la posibilidad de disfrutar de cada una de las identidades, de tener a un golpe de ratón los sitios más recónditos, para otros simboliza y significa la destrucción de las identidades, la contaminación de las culturas al abrir las ventanas, la absorción de las costumbres de una pequeña comunidad por la devoradora globalización; son distintos intereses que nos hace valorar de distinta manera al progreso de las comunicaciones. De cualquier forma, esto tiene poco de ambigüedad, solo una cualidad primordial, la de acercarnos por medio de la comunicación, no se puede pretender defender los nacionalismos a ultranza y estar a favor de la globalización cultural, sería nadar a contracorriente.

Hace algunas semanas, paseando y curioseando por entre blogs latinoamericanos, di con un sitio interesante, entretenido. Se festejaba la Semana Santa y aunque todos los pueblos católicos lo hacemos de manera parecida, por las procesiones y la puesta en escena, también cada uno conserva su idiosincrasia, sus costumbres, su manera de entenderla, su gastronomía tradicional en esos días... fue aquí donde me llamó la atención una receta gastronómica que desconocía. El Dulce de garbanzos me atrapó y no pude reprimir mi curiosidad, el blog era el de Luis Figueroa, Carpe Diem, y les aseguro que sus artículos son mucho más interesantes y variados que el de la susodicha receta de garbanzos. Le envié un comentario pidiéndole la receta, a lo que accedió atentamente con un enlace chapín gastronómico, y después de realizarla en mi cocina y de comprobar lo sabrosos que quedaron las legumbres con azúcar de caña, canela y clavo, le volví a enviar otro comentario al respecto haciéndoselo saber. Su respuesta la comentó en mi blog, en el texto referente a los Taino de Puerto Rico y lo hizo con una recomendación, la de un tema relacionado con la Conquista de Guatemala, el lienzo de la conquista de Quauhquechollan.

El tema de este lienzo pictórico es verdaderamente apasionante, tan importante para la historia de Guatemala que ha tumbado por tierra la versión oficial de la conquista del país centroamericano. Las revelaciones de la investigadora holandesa Florine Asselbergs sobre la tela del siglo XVI, considerada además el primer mapa de Guatemala, nos ha dejado boquiabiertos a la mayoría con sus revelaciones.

Cuando comenzó a escudriñar en el viejo lienzo olvidado en un museo de Puebla, México, no sabía de lo que se trataba realmente, pensaba que estaba relacionado con la conquista del país azteca, pero según avanzaba en la investigación se fue dando cuenta de que los territorios se parecían más a los del país vecino del sur que al propio México. La conclusión de las investigaciones ha puesto en evidencia a la versión oficialista que reconoce a Pedro de Alvarado como conquistador de los territorios guatemaltecos, Asselbergs establece que fue su hermano Jorge el que llevó acabo la conquista. Para desvelar los resultados que han dado de sí las investigaciones sobre el lienzo, la Universidad Francisco Marroquín, de Guatemala, ha abierto al público una exposición, Quauhquechollan: el lienzo de la Conquista, que se me antoja interesantísima.

El autor del lienzo, de dimensiones murales, fue un indígena quauhquecholteca, entre los años 1526 y 1527, en él cuenta cómo se efectuó una segunda alianza entre los españoles y el señorío de Quauhquechollan para someter a los territorios, a los reinos, que hoy se conocen por Guatemala, El Salvador y Honduras, después de la primera, en la que se alió con Hernán Cortés en 1520, para liberarse de los aztecas y del yugo al que los tenían sometidos a los quauhquecholtecas. La narración del relato en el lienzo comienza con el pictograma del águila bicéfala y los escudos de las cuatro casas principales de Quauhquechollan, como símbolo de la alianza.

Al echar por tierra la teoría oficialista y cambiar de protagonista principal en la conquista de Guatemala, Jorge por su hermano Pedro de Alvarado, de igual modo los héroes nacionales también se resquebrajan, especialmente Tecun Uman, que fue declarado como Héroe Nacional y símbolo de defensa de la nacionalidad guatemalteca por el Congreso de la República mediante decreto en 1960.

Según cuenta la historia de los caqchiqueles, Tecun Uman fue derrotado en combate cuerpo a cuerpo por Pedro de Alvarado, el 20 de febrero de 1524; fue un cruenta batalla contra los españoles en las llanuras del Pinar, en el valle de Olintepeque. Cuentan que Tecun Uman luchó protegido por su nahual, el quetzal, y que éste acaudillaba un ejército de guerreros qiche. En el lugar de la batalla buscaba a su gran rival español y cuando lo encontró Tecun Uman se transformó en águila vestida con plumas de quetzal, subió al cielo para atacar a Pedro de Alvarado y en el primer choque le cortó la cabeza al caballo, pensando que el hombre y el animal eran uno sólo. Viendo que el español no murió en aquel choque lo intentó de nuevo, pero en éste Alvarado tenía preparada su lanza, se la clavó y murió. Rápidamente llegaron los perros de guerra de los españoles para desgarrar el cuerpo pero el adelantado los detuvo con unas palabras, dijo que Tecun Uman era un guerrero tan valiente y audaz que merecía ser enterrado con todo respeto.

Ahora las revelaciones del lienzo destrozan el misticismo y la leyenda del capitán qiche, claro que siempre nos queda la posibilidad de que el cambio de capitán español no afecte en lo más mínimo al héroe, que es de lo poco y bueno que nos quedó después de tanta destrucción cultural.

7 comentarios:

  1. Eeeeeeeeeeeeeeeeeeeeh!! Gracias por la mención y que bueno que te interesó el Lienzo. Pronto tendremos un mejor sitio Web y más material especializado.

    ResponderEliminar
  2. Wow!! Se ven sabrosos los garbanzos; y que hermosa la pintura de los viajeros. Saludos!!

    ResponderEliminar
  3. Estimado Toño:
    Las leyendas, leyendas son, aunque algunas nos muevan el músculo cardiaco por la belleza que entrañan. Sin embargo tienden a ocultar verdades que son importantes conocer. Mencionas acerca de la destrucción cultural de la conquista ¿Pero la construcción cultural de la época virreynal? Ahí están los millares de pueblos con sus magníficos monumentos, Sor Juana Inés de la Cruz, Juan Ruiz de Alarcón, Alva Ixtlixochitl, Bernardino de Sahágun, Bartoloache y el monumento más grandioso a España, el pueblo mexicano (Cuando hablo de México no es el actual ente político conocido como Estados Unidos Mexicanos, sino todo lo que abarcaba el Virreynato de la Nueva España). Hace alguno día con un estimado amigo aquí en la ciudad de Guanajuato (joya virreynal de México) lo lleve a ver una copia del mural de Diego Rivera (quien era guanajuatense) “Sueño de una tarde dominical en la Alameda”, le dije estaba el Padre de la Patria, por supuesto que señalo de inmediato a Don Miguel Hidalgo y Costilla, lo conduje a un extremo del mural y le mostré a Hernán Cortés, respingo y le dije “Nos guste o no nos guste, la inmensa mayoría del pueblo mexicano, somos descendientes de los Conquistadores y mejor nos va gustando, porque esta en nuestra sangre”. Sobre ese particular tengo dos anécdotas. Te las referiré. La primera fue en mis años universitarios, estábamos comentando la Conquista y una estudiante española de visita, se molesto por alguna opinión acerca de los conquistadores, refirió que estábamos hablando de sus antepasados. Me levante como un resorte accionado y le dije “¡Perdón! ¿Pero que cosas dices? Entre tu y yo, el único descendiente de los conquistadores soy yo, tus antepasados se quedaron en la península cuidando chivos, vacas, puercos o lo que se hallan quedado cuidando; los míos en cambio se hicieron a la mar a su peculio, a conquistar estas tierras para mi, su descendiente y para mayor gloria de los católicos monarcas españoles.” “Tienes razón” dijo. La otra anécdota fue en una conferencia de neozapatistas, donde estos sujetos despotricaron en contra de los que no eran indígenas, cosa curiosa viniendo de un mestizo, me levante y le dije que era racista muchas de sus aseveraciones y le comente que en el Bajío y en especial en la ciudad de León Guanajauto, la mayoría de la gente somos lo que se puede decir criollos y que también formábamos parte de la experiencia del pueblo mexicano y que teníamos derecho a existir. Fue tan ridícula su respuesta, pues replicó, que yo decía eso porque no era zapatista, le respondí que mi abuelo Alfonso Monzón Chávez trabajo en las comisiones agrarias del sur, establecidas por Emiliano Zapata y al cuidado del ilustre patriota y promotor de la reforma agraria Marte R. Gómez ¿Qué si él tenía antepasados en el ejercito liberador del sur?” Se quedó callado.
    Sí, hubo destrucción, pero se construyó más de lo que se destruyó. Solo hay que ver la ceremonia de cambio de mando indígena en San Cristóbal de las Casas. No solo se respetó a las autoridades establecidas, sino que se protegió al habitante original de estas tierras, tal fue el sentido de las Leyes Nuevas, que abolieron la encomienda y la creación de la figura del Protector de Indios, antecedente de lo que hoy son las figuras de los Ombusman. Hay que ver el avance al norte, a la aridoamerica hasta las montañas de “Sangre de Cristo” en lo que hoy es Colorado. Nuevo México, fue fundado entre otros por descendientes de Moctezuma II. Así como el nombre de Nueva España significaba la esperanza de cuajar en estas tierras, todo lo que no había sido posible en la península y por un acto de amor le otorgaron los monarcas españoles tal distinción; Nuevo México era distinguido de la misma manera. Guanajuato, mi estado, fue fundado en Acámbaro por un Capitán Tarasco con titulo y mandato otorgado por Hernán Cortés, Don Nicolás de San Luis Montañez el 19 de septiembre de 1526. Estas tierras se insurreccionaron cuando lo que había sido creado en el siglo XVI, era sistemáticamente destruido con las reformas borbonicas, que precipitaron la guerra de independencia. Al hablar de lo que se llama la colonia se le pinta como en el bello, pero mentiroso mural de Rivera, como una edad de oscurantismo, gobernada por torvos individuos y no el tiempo, en donde lo que hoy son muchas naciones (alguna de ellas en Asia, como Filipinas) es creado en medio de luchas y conversiones, desde religiones que hacían del sacrificio del cuerpo la comunión, hasta la comunión del cuerpo de Cristo. El pasado precolombino es convenientemente “sanitizado”, como los documentos desclasificado de la CIA, donde lo que no es conveniente, es convenientemente oscurecido. Así las cíclicas guerras, las enemistades entre grupos étnicos ¿Qué pensaran los Kaqchiqueles de Tecún Uman o los Tlaxcaltecas de Cuauhtemóc? Me parece nadie les ha preguntado. Los sacrificios humanos, la estratificación de los seres humanos hasta escalas de simples dadores de órganos para las ceremonias, como en la Guerras Floridas que hacían los aztecas a los tlaxcaltecas. Mucha belleza entraña el alma original de estas tierras, sus monumentos y reliquias son parte del todo fundado en las naciones de este continente. Entrañan un riqueza por su diversidad, me apasiona su defensa, empezando por lo que me es propio, pues si no lo hiciere ¿Qué sería? Nada y la nada no tiene pasado, ni destino.
    Saludos desde México-Nueva España.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Saludos, Alejandro. Más que comentario el tuyo es toda una lección de historia que agradezco y disfruto. Sí, cuando me refiero a destrucción es a lo que desgraciadamente se perdió, claro que a cambio también se construyó, eso es evidente, en calidad y cantidad; por vuestros antepasados, por supuesto, porque como bien dices los mios se quedaron guardando bichos y labrando la tierra. Como sé que me lees me irás conociendo y también comprobaras que comparto tu punto de vista respecto a lo de "mejor que nos vaya gustando nuestra historia". Mi ciudad también es un crisol de culturas, por aqui pasaron y dominaron todos los imperios conocidos del Mediterráneo, anteriores al "descubrimiento", e incluso después, Napoleón también nos invadió, pero lejos de ir quejandonos y maldiciendo a la historia la aceptamos como nuestra esencia y nos sentimos orgullosos de todo lo que nos dejaron y que hoy representa lo más valioso que poseemos, el legado histórico.
    Con respecto a Diego Rivera solo decirte que es una debilidad, una envidia con todas las palabras de no poder admirar sus murales, espero visitar México algún día no muy lejano. Siempre son un placer tus visitas y comentarios. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Estimado Toño
    Gracias por tus gentiles palabras y espero poder seguir comentando acerca de las entradas de este interesante blog. Amo profundamente a México, pero España es una tierra amada por lo que fluye en mis venas. Mi visión de España y de los españoles (de aquí y allá)es que son un pueblo mestizo, el paso de romanos, cartagineses, flamencos, galos, árabes, bereberes, entre tanta humanidad presente en nuestros genes lo comprueban. sin esas migraciones e invasiones, la península no entrañaría la riqueza que es. Sería una nación sin color, aburrida. Alguna vez le reclame a un fascista, que a veces hablan en el internet (y no sólo ahí)acerca de la "pureza" de la sangre española, la tontería que ese concepto entraña, España es un pueblo de raíces diversas y dio a nacer ramas hermosas en este continente y aún en Asía. Recibe un cordial saludo y abrazo de tu paisano de allende el mar.

    ResponderEliminar
  7. Me parece muy bueno lo publicado, pero me gustaria que cuando se mencione sobre la leyenda de Tecun Uman se buscara un poco de informacion más veridica que lo oral simplemente. Sería bueno leer e informarse acerca del Titulo de los Coyoy que es un relato escrito posiblemente entre 1550 y 1570 en donde se menciona la existencia de este "heroe nacional". Yo no tengo blog, asi que cualquier duda quiza me pueden escribir a mi correo:
    mabimendezbauer@hotmail.com

    ResponderEliminar