sábado, 20 de septiembre de 2008

Bloqueo al Son


Es tanto lo que ofrece Cuba cuando se trata de escribir sobre ella que siempre conlleva una sensación añadida, se termine de la manera que se termine, es la de haber dejado algo atrás sin contar. En cualquiera de los campos y en la dirección que se tome, la mayor isla de las Antillas aporta temas de toda índole y a cual más diverso. Su historia muestra pasajes para todos los gustos desde la llegada de Colón en el primer viaje y apostaría que anterior a esta fecha, en las que las carabelas arribaron en su costa oriental, también se escribirían paginas interesantes desde su nacimiento como isla. Pero eso sería alargarnos demasiado en el tiempo y, como digo, ofrece tanto este país que desde este mismo momento tendré que empezar a resumir, sino quiero caer en la tentación de meterme en un largo, aunque placentero, viaje entre páginas de mi ordenador y con Cuba en el horizonte.
Enumerar los peligros que asechan a esta isla por su situación geográfica llevaría un extenso comentario, desde los caprichosos huracanes que se forman y dañan al Caribe, donde casi siempre es víctima por varios de ellos al año, hasta su enemigo más pegajoso, su vecino del norte. Se podría decir que desde que consiguió sacudirse de su colonizador europeo a finales del siglo pasado, se le agarró gringolandia como una lapa y que para Cuba ha significado lo que para una miss una erupción cutánea en uno de sus pómulos. Una desagradable convivencia que no ha dejado desarrollarse como país en toda su plenitud, debido a la guerra en cubierto que los gringos le declararon desde que se cansaron los cubanos y les dieron la patada en el trasero. Es algo de lo que aún hoy, y después de tantas idas y venidas en la historia, no han conseguido sobreponerse los norteamericanos.
Para los Estados Unidos no cabe duda que Cuba es la asignatura pendiente, desde Vietnam o incluso desde antes, ningún país se le ha resistido tanto a sus ansias imperialistas. Han pasado presidentes de diversa ideología, guerras en casi todos los continentes donde los Yanquis han sido los protagonistas, pero por encima de todo la revolución cubana y su comandante Fidel Castro han sobrevivido con gallardía, con una dignidad que solo la muerte del dictador podría derrotar y aún así no las tiene todas ganadas el Imperialismo americano.
Cuando digo dictador lo hago sin esconder ninguna de sus letras, sería mentirme a mi mismo si hiciera lo contrario. La dictadura socialista cubana no es un paraíso, no es el idílico país que siempre soñamos, los cubanos y los foráneos, entre estos los españoles, porque la relación que para nosotros significa Cuba es la de casi una provincia hermana, sin sentimiento paternalista ni colonizador, soy critico con la actitud de mis antepasados con respecto a la colonización pero tampoco estaré cada día rasgándome las vestiduras por algo de lo que me siento inocente y por supuesto que simpatizo más con los latinoamericanos de hoy que con mis antepasados invasores.

Grigolandia ha mostrado su doble moralidad en todos los fregados donde se ha metido, sin importarles el dolor y sufrimiento que han provocado a lo largo de su dilatada sombra, injusticias y regueros de sangre siempre fueron sus cartas de presentación allá por donde pasaron. Su poderío económico y militar no les ha aportado un mínimo de respeto por los demás pueblos que no han aceptado su soberbia, a los que siempre se han presentado como los dueños de la verdad, invadiendo y destruyendo países a su antojo sin otras excusas que la de velar por la libertad y la democracia, algo que siempre ignoraron cuando se trató de intereses económicos vestidos de petróleo, armamento o la usurpación de la riqueza de otras naciones, en estos casos fueron ellos, los gringos, los que provocaron golpes de estado y los auparon y protegieron en el poder, dictaduras que aún hoy y después de tanto tiempo pasado ponen los pelos de punta.
Raro es el presidente estadounidense que no tiene un conflicto armado en su historial, heredados o iniciados en su mandato de turno. La guerra de Irak, Afganistán, los problemas con Pakistán, las amenazas a Siria, Irán, Corea del Norte, el apoyo a Israel en su lento genocidio contra el pueblo palestino, sus aireadas enemistades con Venezuela, Bolivia, Ecuador, Nicaragua, Rusia... un largo currículum bélico y medio mundo en su punto de mira por sus chulescas imposiciones imperialistas de obligar a los demás países a doblegarse a sus normas mediante amenazas invasoras. A los Estados Unidos se le ha perdido el respeto y ya son muchos frentes los que tienen abiertos en su contra, sus intentos de desestabilización en Bolivia se han dado con un canto en los dientes al encontrarse con el respaldo de los países sudamericanos para la continuidad de la democracia que preside Evo Morales y donde los ultraconservadores han intentado desestabilizar el país seguramente buscando una nueva dictadura militar apoyada por gringolandia. Los tiempos de las dictaduras genocidas patrocinadas por los norteamericanos han pasado a mejor vida y por seguro que no florecerán otras Argentina, Chile, Uruguay, España... sí España, porque no hay que olvidar que Franco continuó en el poder por interés de Estados Unidos, llenó de bases navales el territorio español y les importó un comino que continuara matando demócratas, a los que todavía hoy se buscan por las cunetas de los caminos españoles, sacados de sus casas por la noche, fusilados y enterrados en fosas comunes por los afines al régimen fascista de Franco, solo por ser republicanos, demócratas. Estos dictadores a los que protegieron parece ser que no eran un problema para la libertad y democracia que defienden los norteamericanos, en cambio Cuba sí, es el ejemplo de la doble y falsa moralidad de quienes se creen con el derecho de la verdad.

Esta actitud de Cuba, aunque no comulgue con su falta de libertades, es digna de admirar por su orgullo, por su entereza a la guerra en cubierto que Estados Unidos le declaró sin alardes oficiales. Me supongo que nunca creyeron en la resistencia de los cubanos, que día a día desde hace décadas, prácticamente desde la revolución, desde 1959, ha tenido que luchar contra el embargo económico, contra un bloqueo injusto que para nada lo sufre el gobierno presidido por Castro. Es un castigo a los cubanos, el pueblo es el que ha sufrido este injusto castigo por apoyar un tipo de régimen, porque no olvidemos que cuanto más castigaron más unidos se mostraron junto a su comandante. Pese al bloqueo constante que no permite a terceros países abrir comercio con Cuba, los logros en sanidad, educación y otros campos de la ciencia y la investigación son un hecho reconocido por todo el mundo y me pregunto que hubiera sido de Cuba sin esta presión continuada que solo pretende que los cubanos se levanten contra Fidel Castro. Pero los hijos de Cuba conocen bien su historia, saben que su país lo convirtieron los gringos en el burdel de América y que pese a las carencias, la pobreza e incluso la falta de libertades, Su comandante ha entregado su vida por la revolución, por la dignidad de su pueblo, a todos por igual.

Los últimos huracanes han mermado esa resistencia, no en espíritu pero sí en necesidades, que por mucha lucha no es suficiente cuando un país pobre como el cubano sufre las envestidas de la naturaleza. El gobierno cubano ha pedido al gobierno Bush que levante el bloqueo económico por un tiempo determinado para que la población no sufra las carencias visibles, pero la respuesta que han encontrado los cubanos es la misma de los últimos casi cincuenta años.
El cinismo del presidente de los estados Unidos, al que las asociaciones de disidentes han pedido que afloje las tuercas del embargo por un tiempo, ha sido ofrecer a Cuba un puñado de dólares, a lo que Fidel se ha negado a aceptar, pues lo que pide son prestamos, no que le regalen una limosna que no solucionaría nada.
Esto demuestra que la falsedad imperialista es su bandera, que no les importan ni las libertades, ni las democracias, ni los pueblos, ni la vida humana, que sus fines son controlar el mundo y todas sus riquezas. Por estas razones es por lo que Cuba es ejemplo para los oprimidos y las simpatías hacia su heroica actitud llegan a cualquier parte del mundo, a pesar de ser el único país de latino América donde se reprimen todas las formas de disensión política.


video

http://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/2.5/es/

No hay comentarios:

Publicar un comentario