jueves, 28 de agosto de 2008

El Ártico se desangra


El polo norte se está descongelando a pasos agigantados, jamás pude imaginar que tanto hielo tardara tan poco tiempo en descongelarse, en derretirse, en desangrarse. Claro que mi imaginación siempre suponía en unas temperaturas lejanas a las que estamos provocando, en este caso mi imaginación va por otros derroteros muy distintos, ya no concibo el Ártico como "un continente helado" sino como un espacio más de este planeta sin la particularidad que lo distinguía de otros, con lo que eso significa y lo que puede ocasionar.
Según Mark Serreze, científico del Centro Nacional de Datos de Nieve y Hielo, de Estados Unidos, el Ártico podría quedar sin hielo para el verano del 2030, está en una espiral de muerte irremediable.
El derretimiento del Polo Norte ha marcado su segundo nivel más alto de la historia y especialmente dramático es el deshielo del mar de Chukchi, situado entre Estados Unidos y Rusia, donde se avistaron recientemente osos polares nadando lejos de las costas de Alaska.
El de Chukchi es el mar donde se encuentran una de las mayores concentraciones de osos polares del mundo y científicos del gobierno estadounidense informaron que el día doce de agosto se vieron al menos nueve ejemplares nadando en mar abierto durante un periodo de seis horas y en concreto a uno de ellos a más de ochenta kilómetros de la costa.
Los osos polares son buenos nadadores y utilizan el hielo marino como plataformas para cazar focas, su principal presa, pero el deshielo les obliga a nadar cada vez mayores distancias para buscar el alimento ya que en tierra tienen pocas alternativas para cazar y en ocasiones acuden a las basuras de los humanos para alimentarse.

El retroceso del hielo dejó en el 2007 una capa mínima de 4,1 millones de kilómetros cuadrados y el legendario paso del Noroeste, desde que se tienen registros, estuvo abierto por primera vez.
Las rutas impenetrables que hasta ahora no tenían acceso están abiertas gran parte del año y dentro de poco tiempo será una revolución para la industria del crudo y el transporte marítimo, que verán como sus gastos merman y las distancias se acortan.
Según Mead Treadwell, el presidente de la Comisión e Investigación del Ártico de Estados Unidos "Esto crea un acceso sin precedentes para los barcos que llevarán personas al norte, y recortará de forma significativa las rutas globales de transportes marinas". Son notables las diferencias en los costes, y según afirma el señor Treadwell, lo estimado en transportar un contenedor en un barco entre Europa y las Islas Aleutianas en Alaska sería de unos 500 dólares, y el mismo contenedor llevarlo desde Europa y el puerto de Yokohama, a través del canal de Suez cuesta actualmente 1500 dólares.
¿Supongo que el señor presidente de la Comisión e Investigación del Ártico estará loco de contento por el hecho de abaratar los precios del transporte? Que irresponsabilidad más grande pensar en lo beneficioso que sería económicamente que el Ártico se derritiera, en lugar de buscar alternativas para que esto no llegue a suceder puesto que el costo si sería incalculable cuando en lugar de hielo encontremos un trajín de barcos cargueros derramando petróleo y olvidándose de lo que esto significa para el planeta, unos efectos secundarios no estudiados pero imaginables por cualquier persona con dedos de frente.
Motivos para alegrarse los americanos del norte tienen suficientes con el derretimiento del Ártico, porque aparte de los transportes marítimos, Estados Unidos vendió el año pasado por 2.660 millones de dólares (unos 1800 millones de euros), el derecho del petróleo y el gas natural para extraer de una vasta área en la zona del mar de Chukchi, con lo que eso significa en un lugar, el Ártico, donde se cree se encuentran el 25% de las reservas de petróleo y gas natural del planeta. Aunque todo esto no sabemos como influirá al pescado, teniendo en cuenta que aproximadamente la mitad de lo que consume Estados Unidos procede del mar de Bering, junto a la costa de Alaska.

El calentamiento global afecta a los polos en mayor medida y con mayor rapidez que al resto del mundo, calentamiento que comprobadamente se le atribuye a las actividades humanas y especialmente a la quema de combustibles fósiles, petróleo, gas natural, carbón.
Pero el deshielo es el comienzo, la evidencia de que la cuenta atrás ha comenzado, que día a día vemos como cambia nuestro ecosistema y la irresponsabilidad nos puede, y lejos de tomar medidas drásticas al respecto, tratar de que el cambio climático sea un problema que en pocas décadas esté resuelto para que nuestros hijos hereden al menos la mitad de lo que nosotros hemos heredado, pensamos que las ganancias producidas por nuestras barbaridades será mayor al defecto creado, pero, ¿de qué nos valdrá esas ganancias cuando no tengamos un lugar donde vivir?

Lo terrible es que cuando nos veamos con el agua al cuello ya no tendremos aire para respirar.


video



http://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/2.5/es/

1 comentario:

  1. NO QUE MIEDO
    CREO QUE YA MORIREMOS
    CUIDEMOS EL MEDIO AMBIENTE

    ResponderEliminar